El Tigres anti-América

En el fútbol mexicano son pocos los equipos que imponen un reto diferente a Tigres, sobre todo cuando es en terreno neutral o visitante, el América es uno de ellos. Piojo Herrera basa su juego en la parte fìsica y presión, buscan ganar todas las pelotas divididas y siempre van al choque, además de manejar presión alta con línea defensiva alta. Esto hace del América un equipo complicado para Tigres sobre todo a pelota parada y difícil de dominar en medio campo.

El antídoto de Tuca para tal propuesta se basa en utilizar a los jugadores con mayor despliegue físico del equipo, sobre todo en el medio campo, como vimos en la semifinal de la Leagues Cup, con Aquino, Pizarro, Dueñas y Damm, los cuatro con “características de volantes (centrales)”, como diría Simeone. Esta línea provocó que Tigres fuera dominante mientras la mantuvo, ya que le permitía competir en el terreno físico para ganar las pelotas divididas.

Además de contrarrestar el terreno de la fisicalidad, la presencia de un jugador como Damm le permitía explotar el espacio dejado por la línea defensiva americanista al salir hacia adelante y hacer la presión alta. Damm se mostró peligroso ganando constantemente la espalda de su lateral y fue la vía por la cual se abrió el marcador.

Ahora bien, creo que el enfrentamiento del siguiente sábado es una bestia diferente, por la condición de visitante, tal vez veamos un América más precavido en la presión y priorizando la defensa posicional, por lo que el plantel habitual, que prioriza la posesión de balón y la creatividad, con Quiñones y Carioca sea el adecuado.

Para dudas, quejas y/o necedades me encuentras entwitter cómo: @SoyMarcosLopez