Welcome to the Jungle; mi visita a CU

Por : Sport Boy – Irving Cortés

La siempre cambiante Ciudad de México, con la pluriculturalidad que la caracteriza, la que una vez fuere la ciudad más grande del mundo y que los españoles anonadados vieron con asombro aquellos canales llenos de agua y riquezas.

Así, justo con ese asombro manejaba mi auto de renta (híbrido por cierto para ayudar a la ecología citadina) camino a Ciudad Universitaria; con la aplicación de moda en mi celular como herramienta fundamental para no perderme entre tanto asfalto y cemento.

Me percato que justo a mi lado un jetta rojo; con 2 pumas a bordo, me brinda la seguridad de saber que voy en camino correcto, por lo que decido ir atrás de él y asegurar mi paso con el carro rojo y mi aplicación de moda

Al estar ya como a 500 mts un buen hombre ofrece cuidar el auto, argumentando que más adelante será imposible conseguir estacionamiento y que solo me cobraría 100 pesitos, se me hizo un precio justo e hicimos un trato (aunque creo noto mi acento norteño y abuso en el cobro del cuidado, pero pagamos un precio similar en MTY)

Llegando a CU decidido a comprar mi boleto para ver el partido de la jornada; múltiples revendedores ofrecían boletos a menor costo que en taquilla; sorprendente como en vez de la reventa ser más cara, los vendían más baratos; cuestión que me hizo desconfiar doblemente y también quería ver las taquillas no fuera ser que me vendieran gato por liebre

Una diminuta fila de 7 minutos me permitió comprar mi boleto por tan solo $350 pesos en una zona preferente y numerada que dicho sea de paso había sombra; cual fuera una platea en el Uni; pues mi temor siempre fue El Fuerte y radiante sol de la antigua Tenochtitlán al medio día de un domingo; pero los lugares fueron todo un éxito!!!

Rodeado de familias puma, se notaba un ambiente un poco fifi en la zona; me camuflajeaba con mi playera mundialista de la selección; pues sabía que el clima de odio y rencor por nuestros tigres podrían poner en riesgo nuestra integridad; por lo que decidí ser prudente cual mi nombre (más vale culito y sanito; que valiente y golpeado); pronto llegado una familia completa y rebatió que estaba sentado en su lugar; a la postre y de manera cordial nos percatamos que nos imprimieron boletos duplicados; pero había suficiente espacio como para la discordia y además era un tigre entre miles de pumas; por lo que hacerla de pedo no era una opción

Inicio el partido compre un par de cervezas (si había Tecate) y me sorprendió el precio pues con 80 pesitos me tomé varias dobles (no tantas como para no poder manejar) las familias completas apoyando a sus pumas y con sigilo tomaba video para mi canal de YouTube Sport Boy – Irving Cortes (por cierto, deberían seguirme tigres)

Pablo Barrera parecía Ribery y traía de hijo a Jaír Diaz pero con fortuna un poste, Nahuel , el mejor portero de México y las fallas de Pumas nos salvamos en el primer tiempo; vi un pumas echando para adelante y con el factor clima, su gente y su cancha. Algunas pocas acciones de Quiñones y Chakafu que pudieron en leves aprietos a pumas; pero un primer mal .tiempo para nuestros tiiiiiiigreeeeesssss.

Inicio el segundo tiempo y evidentemente se percataron que un tigre con playera tricolor estaba en la tribuna y entre intercambios de puntos de vista, charla futbolera y cordialidad los pumas y sport boy platicaron con amenidad; pero alentando al equipo.

No hubo cánticos, no cantan en CU ni las porras; salvo el apoyo de su pantalla para alentar el impresionante Goya!!! Pero más impresionante fue ver desfilar los inusuales esquilmos que venden como café caliente a medio día citadino, donas, papas, sopas instantáneas, peluches, refrescos, cerveza, tacos de canasta, merengues, tortas, etc.

Se vio un mejor tigres, buena posición mayor ataque; nos salvamos de la expulsión de Edu Vargas y capitalizamos una expulsión que desde la tribuna no parecía para tanto.

Se notó el nerviosismo de los pumas y 10 minutos antes empezaron a irse del estadio; vi volar al «Chaka» mandando un gran centro en el área Enner parecía rematar; pero de atrás el Dios de la Liga MX remataba certero de cabeza, cruzado para que Saldivar fuera el elegido para festejar los 105 goles del francés, el galán, el mejor; André Pierre Christian Gignac; un momento inolvidable que quedara en la memoria de todos los que estuvimos hay y con garganta abierta cantamos el gol de triunfo; pero con respeto.

Los pumas demostraron civilidad, se acabo el partido y feliz vivimos el momento de salir con el triunfo de CU; compramos un par de souvenirs que nos habían pedido y degusté unos deliciosos tacos de canasta, los más baratos de mi vida 6 tacos por 10 pesos; oiga una ganga 12 tacos por 20 pesos; la verdad el perro adobado tiene buen sabor.

Regresamos al aeropuerto, el buen hombre si cuido con esmero el auto de renta, nos dirigimos al aeropuerto; entregamos el auto y nos dispusimos ir a la sala de espera y ¡Oh sorpresa! frente a mí el gran Guido Pizarro asediado por la multitud y evidentemente no pude evitar tomarme la foto del recuerdo y alabar su labor en la cancha.

Pero de repente a la distancia… si el premio gordo de la lotería de cualquier tigre; el mejor, el Dios de la liga MX; me dirigí a tomarme la foto con don 105 goles con the Best; the Number One; sin embargo un pseudo guardia con una autoridad desmedida impidió mi foto, por lo que la tome de lejos y más tarde, en la sala de espera concrete la foto del recuerdo no solo con él sino con el resto del equipo.

Finalmente la cereza del pastel llegó, con un video con Nahuel incluido con saludo para todos los sport boys, gran aventura en la CDMX y sobre todo haber obtenido el triunfo en una cancha complicada; Vamos por el bicampeonato cracks!!!

Para más información síguelo en Twitter y Facebook