En boca de todos

Por .: Luis Rodríguez

Ya pasaron varios días desde que André-Pierre Gignac se consagró como el máximo anotador de Tigres. 105 goles, 105 festejos, 105 gritos. Simplemente es “Dedé” quien sigue haciendo historia con los felinos. Su legado desde el primer día se volvió incomparable.

Todo comenzó con otra leyenda del club: Tomás Boy. El Jefe le dijo que el número uno solo era él, sin embargo, André tiene una costumbre para callar bocas y superar lo que tenga enfrente. Después del histórico gol con el que se puso en la cima, todos comenzaron a hablar de si era el mejor.

Cuando digo “todos”, no me refiero solo a los aficionados auriazules, ni tampoco a los seguidores del vecino, sino literamente a todos en el país. Hinchas de todos los clubes aplaudiendo y criticándolo; reporteros regios reconociendo y demeritando; pero sobre todo, prensa nacional tratando de apagar la llamarada del francés.

De una u otra forma, usando datos (correctos, por cierto), trataron de hacer menos el logro de Gignac. De entrada reconocemos que Dedé NO es el mejor extranjero en la historia de la Liga MX. Hay algunos iconos insuperables como José Cardozo o el mismo Cabinho, pero yo me atrevo a decir que Gignac come en la misma mesa que ellos. Sin duda.

Le dedican portadas, columnas, análisis y hasta programas completos. Curioso, si los que le dicen equipo chico a Tigres son los que más hablan de ellos. No es para nada extraño que se quieran colgar del momento de los felinos y del futbol regio en general.

Lo que nadie puede negar, ni siquiera los “anti”, es que André-Pierre Gignac es un histórico de Tigres, un histórico en la ciudad de Monterrey y sobre todo en la Liga. La calidad, lo que aporta, lo que genera y el éxito que representó su llegada avalan lo que trato de dar a entender.

No por nada siempre que algún jugador europeo suena para algún equipo se hace mención a que “es un Gignac”. Es normal porque todos quieren a su Gignac, hasta en las familias. Si no me creen, el registro civil no me dejará mentir.

Basta de comparaciones absurdas con las leyendas de la Liga. Basta de que la prensa nacional quiera demeritar los logros del francés y de Tigres. Sí, hay una cuenta pendiente como el torneo internacional, no se hace de lado ese aspecto, pero Hoy la realidad es que chico o no, se está en boca de todos.