Porqué ahora si funcionó el 4–3–3

Por : Marcos López

Primer partido de liga y Tuca decidió darle continuidad al 4-3-3, pero ¿por qué ahora sí funcionó?, lo explico a continuación, el demonio está en los detalles:

El primer detalle está en el cambio que hubo en la disposición de la medular, contra Morelia, el jugador que ocupó la posición de medio defensivo y rol de contención fue Guido Pizarro y Carioca fue ascendido a la zona del interior derecho, a diferencia de contra América, que fue al revés.

Esto cambió dos dinámicas en el comportamiento de la estructura, Carioca tiene más características congruentes con un 10 (enganche, enlace, etc.) que Guido, eso creó una sociedad creativa con Luis Quiñones, quien es desde la temporada pasada el principal conducto creativo del equipo, esto potenció a ambos y decantó en un gran partido de el colombiano que incluso con handicap de gastroenteritis determinó el resultado del juego.

La segunda dinámica que cambió fue que Carioca fue más agresivo que Guido en buscar posiciones de gol dentro del área, característica fundamental si quieres que funcione tu 4-3-3 como explique en el artículo pasado, incluso anotó su nombre en el marcador con un exquisito gol.

El segundo detalle, fue que Aquino estuvo más insistente en sus incorporaciones dentro del área, esto es fundamental, para crear asimetría y movimiento dentro de las asociaciones de este 4-3-3, sí la banda derecha va a ser la asociativa, con Quiñones – Carioca – Luis Rodríguez, la izquierda debe de ser la goleadora, la de definición. Esta debe de ser la prerrogativa de Aquino y Zelarayán, hacer desmarques para ser receptores de los pases filtrados de la banda derecha.

Por este último motivo, creo que el 4-3-3 podría ser más eficiente si por la banda izquierda partiera con Valencia, quien tiene más gol que Aquino.

Los otros detalles que molestan a mi TOC en cuanto a la combinación de roles y tareas son la medular blanda, que le falta el jugador “box to box”, esto no me molesta tanto como cuando jugaban 4-2-4 el torneo pasado, ya que por la naturaleza posicional del esquema dos interiores con características de 10 pueden funcionar si son agresivos en sus incorporaciones al área.

El otro detalle que me molesta más y que es difícil cambiar tiene que ver con Gignac, como expliqué en el artículo pasado, carece de la hiperactividad que debe tener el delantero en este esquema para no aislarse de la línea de volantes.

En general, soy muy optimista, este esquema tiene menos puntos de falla que el 4-2-4 de la temporada pasada y exponencia el estilo posicional característico de Tuca y nos puede dar un fútbol espectacular como vimos el sábado pasado.

Para dudas, quejas y/o necedades me encuentras entwitter cómo: @SoyMarcosLopez