4 años del fichaje imposible

Por : Jaime Garza

Twitter: @JaimeGarza94

Junio, 2015. Tigres vivía una situación atípica a su historia. El equipo que nació para obtener triunfos titánicos en temporada regular y una que otra sonrisa en fiesta grande, estaba ya dentro de los 4 mejores clubes del continente, tras vencer a Emelec en los Cuartos de Final de la Copa Libertadores de América.

‘’…tenían en sus manos la oportunidad de dar un salto a la altura de su hinchada, y no lo desaprovecharon…’’

El nombre de un tal André-Pierre Gignac, comenzó a sonar en redes sociales. Muchos no lo conocían, entonces encendieron el navegador y se deleitaron con sus goles. Descubrieron que pasaba por un gran momento: el segundo máximo anotador de la Liga Francesa, superando a futbolistas de élite como Zlatan Ibrahimovic. Aquello ilusionó, pero también decepcionó. ¿Por qué querría venir a México?, pensamos. Si su juego le permitía probar suerte en las mejores Ligas del mundo.

Junio, 2019. Tigres vive una realidad completamente fuera de contexto. Es ya el mejor equipo de la década, con 5 títulos ganados desde el 2010 a la fecha, 7 en total. Los mercados de piernas dejaron de ser interesantes, sus aficionados solo están al tanto de las bajas, que cada vez pesan menos. Al frente, el ’’10’’ se las arregla para voltearle la suerte a los de amarillo, haciendo bendiciones de antiguas maldiciones. Tomó como propias revanchas ajenas, hoy es el máximo anotador en la historia del club.

Hace 4 años, Tigres buscó a Gignac para ganar la Copa Libertadores. No lo consiguió. Sin embargo, compensó a su gente con 4 vueltas olímpicas, perpetuo protagonismo y un nuevo héroe para futuras generaciones.

Gracias, Tigres. Por el fichaje imposible.