¿Cómo solventar la baja de “Chaka” Rodríguez?

Me da la sensación de que ante Morelia desperdiciamos 90 minutos de cara al duelo de ida frente a Monterrey. Pienso que pudimos invertirlos mejor, sí proyectar una mezcla de jóvenes -para cumplir con la regla- y adultos, también obsequiarle al público un partido vibrante, sin embargo, nos olvidamos por completo de probar distintas piezas ante la ausencia de nuestro lateral derecho, que parece no tener un sustituto natural, al menos a su nivel.

Carlos Salcedo, de estar al 100%, nos ofrece un abanico interesante de posibilidades que a continuación les explico:

4-4-1-1

Guzmán

Salcedo, Ayala, Meza y Dueñas

Luis, Carioca, Pizarro y Aquino

Vargas

Valencia

Esta sería la alineación más ‘’sensata’’ en busca de moverle lo menos posible a la pizarra. Titán no es ningún improvisado en dicha posición, en Italia hizo bien las cosas por ahí, también en la selección. El fuerte del vecino son las bandas, veo en Carlos y Jesús los mejores elementos para solventar la situación.

Otra alineación que me gustaría ver -asumiendo la gravedad del momento- sería la tan anhelada línea de 3 en el fondo, y aquí la cuento con toda y variantes:
5-2-3

Guzmán

Dueñas, Salcedo, Ayala, Meza y Venegas

Carioca y Pizarro

Valencia, Vargas y Gignac

Entendemos que Venegas está muy joven y que le puede pesar la ida y vuelta, tomando en consideración el dinamismo de los atacantes albiazules. El hecho de que Gignac apenas regrese de la lesión, también me preocupa.

Entonces se me ocurre proponer a Aquino por Venegas, aunque le perdamos a la defensiva. A la media no le muevo, esa dupla está segura. Arriba hay propuestas interesantes, podemos ver a Luis Quiñones en lugar de Gignac o al propio Lucas Zelarayan. El colombiano, ante Monterrey, demostró grandes cosas por el carril de la izquierda, sería interesante repetir la fórmula.

En conclusión, la ausencia de Rodriguez pesa, y mucho. No obstante, existe material humano y táctico para solventar la situación. Bajo ningún motivo podemos sacarnos el mote de favoritos. Somos mejores en plantilla, y ni hablemos de la experiencia que nos respalda en el banquillo. Con humildad hemos de aceptar que le sacamos algunos peldaños al vecino. El 23 de abril y el 1 de mayo debemos demostrarlo.