No es un partido más

Por : Jaime Garza

Twitter : @JaimeGarza94

Enfrentar a Santos Laguna, desde hace tiempo, exige un poco más de entrega y acierto, el error tiende a costar los tres puntos o la eliminación en fase final. Nos han echado en Copa y Liga, desde 2011 solo los hemos vencido en tres ocasiones; una de ellas en Copa, 3-0 en el volcán, y dos más en el Clausura 2018, donde igual nos despacharon en Cuartos de final, ganándonos el último partido de la llave con uno menos en la cancha.

Esa liguilla donde de la mano de Siboldi la comarca se bordó la sexta estrella, fue una muestra clara de por qué debemos atenderlos en forma distinta. El clásico solo se juega ante Rayados, es una realidad. Tampoco diré que en Torreón nos vean como el rival a vencer, pero en tribuna y juego se ha armado una bonita rivalidad que Tigres no ha sabido afrontar. Santos suda más cuando enfrenta a los equipos regios, brilla más, intenta jugar mejor. ¿Por qué nosotros no?

En nómina e idea veo más fuerte al conjunto felino. Línea por linea somos superiores, sin embargo, en la portería me encuentro con un duelo bastante interesante que puede equilibrar la balanza. Jonathan Orozco ha manifestado en diversas ocasiones que disfruta enfrentar a Tigres, sus actuaciones hablan por sí solo, y el gusto de los nuestros al derrotarlo lo confirman. Éste sábado volveremos a enfrentarlo, espero que en el rectángulo verde se emule la partida que la hinchada jugará desde el minuto 0.