El Tigres de Miguel Ángel Garza

Por : Jaime Garza

Twitter : @JaimeGarza94

Cuando se confirmó la salida del ingeniero Rodriguez y el ascenso a la presidencia de Miguel Ángel Garza, comentamos en un par de ocasiones la situación. Partiendo de los extraordinarios resultados que nos dio como directivo, no me sorprendió que los aficionados estuvieran tranquilos y vieran mi preocupación como algo exagerado. Sin embargo, creo que no estaba del todo equivocado.

Sería injusto y absurdo decir que como presidente ha hecho mal las cosas, pues aún no se dan los tiempos para crear un análisis objetivo. La carencia de títulos en 2018 me parece un parámetro bastante soberbio, tomando en cuenta la historia copera del equipo. Es cierto que nunca se le había invertido como ahora, y que la mística de los últimos años da para ilusionarnos cada seis meses, mas muy alejados no quedamos del objetivo, y en un proyecto serio como el de Tigres -nos guste o no- esto se toma en cuenta.

Lo que sí me preocupa es la planeación para el Clausura 2019. En un semestre donde tendremos CONCA y Liga, se tomó la decisión de adelgazar la plantilla, y eso me pone a pensar algunas cosas. Nuestro presidente se ha caracterizado por ser muy bueno a la hora de negociar, con él descubrimos que Tigres podía aspirar a jugadores que no hace mucho tiempo considerábamos inalcanzables. ¿Por qué dejamos de hacerlo?

Se me ocurre voltear a ver la nómina de jugadores y me encuentro con Eduardo Vargas, André-Pierre, Enner Valencia, Lucas Zelarayan, Javier Aquino, Rafael Carioca, Guido Pizarro, Nahuel Guzmán y una serie de elementos con los que sobra para competir en forma importante por ambos torneos. Sin embargo, no es la primera vez que tenemos un gran plantel, pero sí la primera que nos conformamos con él. ¿Por qué?

A favor de Miguel, veo esta medida como un respiro al vestidor. No es fácil condenar a eterna banca a jugadores que hace poco te dieron todo de sí, y Tigres se veía obligado a hacerlo cada 6 meses. Mas hay posiciones en las que no estamos tan fuertes, siendo la lateral izquierda el ejemplo más claro, y seguimos sin fichar en esa parte. El Clausura 2019 lo considero el primer torneo 100% orquestado por Miguel. Espero el juego le dé la razón, pero desde el teclado auguro cosas que prefiero no contar.