¿Por qué se van?

Como aficionado uno sueña con un equipo ganador y que conquisten campeonatos, que robe la Liga, que termine puntero. Ese es el sueño. Para lograrlo ocupas jugadores de alta calidad, tenerlos no es fácil.

Un vestuario de futbol es una jungla de egos, algo así se vive en Tigres. Normal y bueno. Normal por que eso es lo que provoca tener jugadores importantes, bueno por que eso significa que nadie está satisfecho.

Cuando un aficionado ve a su equipo, con un plantel de gran calidad en el inicio y voltea a la banca para ver a más jugadores de calidad, respira y piensa: “Todo esta bien“. Pero no…

No esta bien por que el técnico ya se ganó un problema, no está bien porque hay alguien inconforme, no esta bien porque el ambiente ya no es el deseado ¿y ahora?.

Como hincha de Tigres uno tiene que entender varias cosas, los jugadores también sienten, también tienen deseos, es por eso que es época de rumores tiene que entender qué hay jugadores que quieren estar lejos, no por la gente, el equipo o la institución, sino porque quieren jugar y mostrarse en su trabajo.

Lo que si, es que los que llegan y se inconforman también tienen que saber que estar en Tigres no es fácil, calidad hay mucha y eso es bueno, pero también un problema.