Es su momento

Tigres vive su época dorada: títulos, victorias importantes, figuras y un amor entre equipo con afición.

De esta fiesta mucha gente se quedaba fuera. Mucha. Tigres es un fenómeno en la ciudad, porque es un equipo que obliga, obliga a portar los colores, alentar y acudir al estadio.

Como aficionado de Tigres el vivir la experiencia de ir al Volcán es necesaria, pero debido a lo complicado de conseguir un boleto o pagar un abono, hace que pocos sean privilegiados.

En medio de las dudas de un estadio más grande, para que entre más gente surge la Liga Femenil y Tigres ha sido la puerta perfecta para que otros lleguen, se entreguen y se enamoren.

Con precios populares, partidos atractivos, goles y buenas actuaciones las Tigres han ido conquistando aficionados y han invitado a otros a acudir al estadio para conocer un ambiente incomparable.

Las chavas han dejado la piel en la cancha, han llevado un título a la vitrina y han entendido de la responsabilidad de conectar con los aficionados.

Tigres Femenil ha hecho un espectacular trabajo en lo deportivo, una impecable labor en lo social y se ha convertido en un camino para los que no puede estar el sábado en el Volcán.

Mañana es su día y ahí estaremos buscando el bicampeonato. Si el segundo título consecutivo.