¿Tormenta en un vaso de agua o augurio de un huracán?

Hacía  mucho tiempo que los medios de comunicación no hablaban más de Tigres que no fuese cosas de la cancha. El lunes fue el pleito de Carioca con “Tuca”, el martes fue los “sonidos” de Nahuel Guzmán a la prensa y hoy la queja de que hay “divas” en el vestidor.

Curiosamente todo se destapó en cadena. Los señalamientos van al vestidor, a un equipo que en los últimos años ha hechos las cosas bien y que por cosas del fútbol se le ha venido atorando la carreta.

Algunos medios aprovecharon (Bien por ellos) la oleada de malos momentos para sacar los “trapitos al sol”. ¿Peleas entre cuerpo técnico y jugadores ¿Ausencia de “Tuca” que afecta? ¿División en el grupo?

Otros también señalan que esto puede ser un detonante. Para levantar al equipo y apuntalarlo hacia la liguilla o para dejarlo más en picada y despedirse de un “diciembre mágico”.

La realidad es esta. Un suceso como el que Carioca y “Tuca” ocurre muchas veces, más ocasiones de las que se filtran, pero lo cierto es que un acto que salga a la luz pública se maximiza, más cuando los medios de comunicación quieren sacar noticia y se valen de lo que sea.

¿Estuvo bien lo hecho por Nahuel? Quizá no, pero ¡Por favor! , ya lo conocen. No esperen que siente cabeza de un día para otro.

En el club deben estar consciente que esto debe ser un punto de inflexión, para bien o para mal.