Tigres UANL : Dependemos de Gignac

Por : Jaime Garza

Twitter : @JaimeGarza94

El título de la pieza lo dice todo. Dependemos de ese goleador galo que halla la manera de marcar incluso cuando todo va mal. Dependemos de su talento y sus jugadas, de sus puntadas y liderazgo. Dependemos, también, de sus fallos.

André-Pierre es un jugador distinto. 82 goles en tres años habla maravillas de él. Sin embargo, tiene sus ratos malos, y de esos también necesitamos.

Porque entonces la competencia se alimenta, los condenados a la banca sudan treinta veces más al pisar la cancha porque saben, porque entienden que chances de estas habrá pocas. Y cuando el francés vuelve, Dios santo, cuando André regresa a la titularidad dan ganas de congelar el momento y no acabarlo más.

Por eso afirmo, sin temor a ser juzgado, que dependemos de Gignac. Por ayudarle al equipo aún en la ausencia, o cuando dentro de la cancha la marca férrea de algún defensor lo desaparece. También ahí asiste, quitándole presión a sus compañeros y celebrando desde el anonimato. Así también trabaja el francés, siempre al servicio del equipo.

¿Dependemos de Gignac? Claro. ¿Quién no depende de los mejores?