La raya más delgada de Tigres UANL

Por : Jaime Garza

Twitter : @JaimeGarza94

’’…en un equipo repleto de figuras, cualquier imperfección retumba por los cielos…’’

La pretemporada sirvió para darnos cuenta de cuan ricos somos arriba -más de lo pensado- y descubrimos que atrás también tenemos algunas variantes como Nilo por la central y Dueñas de lateral izquierdo.

Muy bien arriba con Lucas y Gignac, teniendo a Vargas, Valencia y Sosa esperando el momento justo para herir al rival. Jurgen Damm ha tenido buenas actuaciones, cerrando pinzas que antes parecían selladas por la diosa del juego, Rafael y Pizarro, a paso lento, hallan armonía en el mediocampo y en sí la fiesta adquiere tintes de carnaval. Sin embargo, hay algo que me ocupa.

La despedida de Damián sirvió de dejavú para quienes gustamos sonreirle al pasado de vez en cuando. Fue bonito verle recorrer por esa banda derecha, gritarle a todas la jugadita de siempre y aún así hacerla. Todo perfecto, hasta que nos acordamos que ese era su último partido, y que no habrá más un relevo así entre los nuestros.

Es cierto. Desde hace tiempo Alvarez dejó de ser el cambio obligado de Ferreti. No obstante, el saber que lo teníamos tranquilizaba a cualquiera. Correcto. Ya el torneo pasado lo jugamos sin él y las cosas salieron bien. Bien a secas. Basta recordar como salimos del torneo.

Javier Aquino es el titular indiscutible por esa banda. Ha hecho -y hace- las cosas de estupenda manera. Sin embargo, ¿qué pasa si se lesiona? Es cierto. Lucas Zelarayan podría cumplir la función, también Alberto Acosta y alguno más, pero… ¿en verdad debo aclarar el abismo existente entre ellos y el oaxaqueño? Quizás Zelarayan le compite y hasta le gana, mas no ahí donde mejor ha lucido en pretemporada.

Cuando leí que Quiñones regresaría al equipo, admito que respiré. Me sentí tranquilo al saber que tendríamos un sustituto de calidad. Cuando me di cuenta de que el que volvía era Julián, también me emocioné, pero la angustia volvió.

En conclusión -confesando lo difícil que me fue hallarle lado ‘’malo’’ a la plantilla- admito que a juicio personal veo media despintada la raya derecha de ese Tigre que amenaza con romperla nuevamente. En diciembre, como nos gusta.