Me gusta este fútbol

Por : Jaime Garza

Twitter : @JaimeGarza94

El de Ferretti y su terquedad, el de mis Tigres y su bipolaridad. Me gusta cuando la pelota rueda y bailotea frente a más de 50 mil corazones unidos por una misma pasión: la de verlos ganar, la de estar ahí cuando el tropiezo resulte inevitable.

Es verdad que el de esta noche es un platillo de segunda o cuarta mesa, tomando en cuenta el banquete de la 1 de la tarde. Croacia y Francia disputarán el título mundial, ni más ni menos; Tigres y Santos irán por un trofeo de sabores confundidos.

¿Y qué importa? Me gusta más este fútbol. El de Tigres y su libertad, el de la hinchada y su locura. ¿Qué hay de malo en preferirlo así? Es verdad que acá no habrá grandes gambetas o goles que den la vuelta al universo, pero ahí tendré una cita con la demencia precisa. Esa que me borra la amargura de la oficina, que da sentido a charlas sin forma ni fondo. Con Tigres juego, con Croacia o Francia no soy más que un espectador.

Que la pelota ruede y mi pecho se acelere. Que a la distancia André sienta mi apoyo y se lancé un gol de antología. Quizás así no me sienta tan culpable por amarlo más al Tigre que al propio juego.