¡Estás en tu casa!

POR: Ricardo Lorenzo

TWITTER: @RICARDOLOREENZO

Trescientos treinta y cuatro días después, Guido Pizarro regresa a la Institución felina, su casa. Tras aquella despedida el 8 de Julio de 2017 en el Aeropuerto Internacional de Monterrey, tanto directivos, como medios de comunicación y aficionados, quedamos consternados por la transferencia del contención argentino, hacia uno de los equipos con mayor renombre y prestigio en el viejo continente, el Sevilla FC.

Sabíamos que, tras la búsqueda de su sueño europeo, Tigres perdía a un jugador vital para el funcionamiento del esquema de Ricardo “El Tuca” Ferretti. Indudablemente, Guido era la columna vertebral del equipo, la brújula, quien movía los hilos desde la contención. Con su presencia dentro del campo; era capaz de manejar los tiempos del balón de una manera impresionante, organizar, salir jugando, leer de gran manera las jugadas, distribuir los balones en el conjunto auriazul y hacer lo más difícil en el futbol “jugar de manera fácil”. No obstante, su llegada a la institución felina fue un proceso complicado y de adaptación; logrando en 4 años cambiar los abucheos y críticas de la afición, por aplausos y halagos.

En mis 20 años de vida, jamás había visto en el equipo, algún jugador con las características ya mencionadas, asimismo con personalidad en la cancha y comprometido como pocos en la historia del club. Incluso desde mi punto de vista, alcanzando la etiqueta como uno de los mejores medios de contención en la institución.

Posterior a su aventura europea, Pizarro regresa a Tigres; con la firme intención de seguir haciendo historia en el equipo. No tengo la menor duda, que lo dará todo dentro y fuera del campo por esta institución y afición. Así como lo menciono el día de su despedida con estas palabras, “Siempre van a estar en mi corazón, nos vamos a volver a ver, seguramente voy a volver y vamos a pelear cosas juntos.” Hoy podemos decir que volveremos a cruzar caminos, del mismo modo que la búsqueda de éxitos y campeonatos seguirá en la mira. Con certeza, algún día le podre decir a mis hijos que vi jugar a Guido “El Conde” Pizarro, un referente del medio campo.

¡Bienvenido a casa, Guido!