Juninho : Lo que fue y no será

Por  : Jaime Garza

Twitter : @JaimeGarza94

Hablar de Anselmo es hablar de un histórico en la institución. Pieza fundamental en la época dorada del Tigre, líder de una defensa de época. No siempre portó el gafete, y sin embargo, siempre fue el capitán.

Los años han pasado, e inevitablemente Juninho ha caído en un descenso futbolístico del que difícilmente se repondrá. Es verdad que su liderazgo y personalidad le inyectan cosas importantes al equipo, aunado a esa exquisita visión de campo que simplifica las cosas de vez en cuando.

No obstante, los reflejos ya no son los mismos, sus disparos de larga distancia cada día asustan menos y es quien más batalla en los experimentos tácticos que de pronto Tigres intenta a mitad de algún tiempo.

¿Qué es lo mejor que le puede pasar a Juninho?

Se me ocurre una merma de minutos similar a la que vivió Damián Alvarez en su momento. Debemos cuidarle el legado -es importante la memoria futbolera- y creo que es lo mejor para los dos. Él debe continuar en el club y despedirse acá. Debe seguir en el vestuario, terminando de educar a quien ocupe su lugar, e incluso habrá partidos coperos donde tenga cabida, o de liguilla donde se precise de su temple. Borrarlo sería una locura, pero peor acabaría si seguimos aferrándonos a su recuerdo, cuando él mejor que todos saben que lo que fue ya no será.