Como Gaitán…

Por  : Jaime Garza

Twitter : @JaimeGarza94

El partido comenzaba a complicársele a los de amarillo, cuando el silbante marca pena máxima a favor. André-Pierre Gignac toma el balón, lo mueve de más en el punto penal, y aunque transmite nervios, lo cobra como grande. Lo patea como Walter Gaitán.

Tigres saca una ventaja importante en el duelo de ida, y sin embargo, esta pieza no va para el equipo, sino para un francés que nos colonizó en base a goles y entrega.

Recuerdo bien el 2015. El equipo venía de caer ante Santos en Cuartos de Final, pero la antesala de una semifinal de Libertadores nos tenía entusiasmados. El mercado de piernas provocaba el morbo de siempre, cuando el nombre de un gitano europeo nos puso a todos con el móvil bajo el brazo, esperando a que un tal  André confirmara las sospechas de las redes y firmara con los nuestros.

Han pasado menos de 3 años desde aquel momento, y hoy nuestro escudo presume más estrellas, y la hinchada no cansa y no para de cantarle al francés. Y él nos paga con goles, ya casi los mismos que un Divino alguna vez nos regaló.

¿Qué hubiera pasado si Gaitán y Gignac hubiesen coincidido?

Los factores influyen, también los tiempos, pero igual me aviento a la ilusión. Imagino al argentino bailando con la pecosa detrás de André, mientras el volcán se derrumba de pasión. Visualizo nuestro pecho con un escudo distinto, pues las estrellas rebasarían cualquier frontera. Nos veo campeones de la libertadores y de CONCACAF, finalistas del mundo y amigos del cielo. Si no, me conformo con la mentira de esos dos genios pisando el mismo campo, en el mismo momento.

Hoy duermo feliz, porque Gignac me puso contento. Como cuando Gaitán nos regalaba su bendito juego.