¿Un Tigres desbalanceado?

POR : JAIME GARZA

TWITTER : @JAIMEGARZA94

En la misión de ser el mejor, uno se encuentra con mil ilusiones, fantasías y revientan las emociones. Sin embargo, el ascenso no es sencillo. Mira que llegar hasta arriba requiere no solo de talento y esfuerzo, sino de una correcta administración de elementos, y, ¿por qué no? de una pizca de suerte.

El equipo de Tigres ha encontrado la forma de concatenar estos aspectos en diversas ocasiones. Se ha topado con el talento de un tal Lucas Lobos, el esfuerzo de una línea defensiva que sin importar el año o la edad casi siempre rinde, y la directiva halla siempre los modos y tiempos precisos para no solo traer a los mejores, sino rodearlos del entorno necesario para que den incluso más de lo esperado.

¿Qué pasa ahora?

El equipo tiene 25 unidades, cuenta con pie y medio en la fiesta teniendo varios partidos pendientes, y a pesar de todo, más de uno nos quedamos con un mal sabor de boca cuando vemos imprecisiones en una banda y no tenemos con quien complementarla, mientras que, del otro de la cancha, hay un tal Ismael Sosa, Jurgen Damm, Piloto Jiménez, Chaka Rodriguez, Guty Estrada y hasta Lucas Zelarayan o Alberto Acosta se montan al rodeo.

En conclusión, sospecho que las aspiraciones del equipo en ocasiones rebasan las decisiones. Miguel Ángel quiere a los mejores, y tiene capacidad para traerlos a la institución. Alejandro Rodríguez y Ricardo Ferreti están en el mismo canal, pero a veces parecen no darse cuenta de que al que traen es un monstruo… ¡Diamante en bruto! pero en una posición no del todo necesaria.