TIGRES: A 8,035 DÍAS de la Segunda División

Twitter : @edutorresr

Es 24 de marzo, han pasado 104 días desde que Tigres le ganó a Monterrey en su casa un campeonato, algo para lo que se decía no estaba preparada la ciudada o que se iba a hacer una ciudad violenta la noche en que se diera, situación que no sucedió. El 10 de diciembre fue algo que cambió la historia, no solo de forma mediática sino que sanó heridas de muchos aficionados y de una institución, heridas de liguilla y de descenso.

Hay que decirlo: Rayados no mandó al descenso a Tigres, independientemente cómo haya terminado ese encuentro era inevitable que el equipo se fue a Segunda División, pero vamos ¡fue el último partido y dolió mucho más que te hubiera ganado Monterrey a que te ganara cualquier otro! Aunque fuera por goleada o como sea, pero que haya sido Rayados debió doler como no podemos todos imaginarnos.

Pero esto no se trata de poner excusas, se trata de retrospectiva.

Transcurrieron 8,035 días desde aquel descenso. Hay equipos que cuando bajan jamás suben, o que pierden demasiado valor económico y se decide ya no invertir, la gente abandona y todo termina siendo un desastre. Pero con Tigres no fue así, había jugadores de mucha calidad, se llenaba el Volcán y le ganaron al Atlético Hidalgo el primer torneo, el segundo a Correcaminos y volvieron al máximo circuito, desde ahí ya no volvió a descender aunque estuvo cerca.

Cuando se toca fondo solo se puede ir hacia arriba, como en el 1996. Y volver a estar abajo, como en el 2009. Pero 2 veces ya es bastante, tenía que llegar la gente más capacitada para una institución que dolió mucho durante varios años, quizá dolía más de lo que hacía disfrutar, pero todo tuvo que cambiar.

Un entrenador correcto, de gran disciplina y también un muy buen fútbol aunque no necesariamente el más popular, pero sí el que dura más tiempo sosteniéndose. Se respetó una base de jugadores, a veces llegó gente muy mala y tiempo después también llegaron figuras internacionales. No todo ha sido color de rosa, se perdieron finales muy importantes, pero quizá esos escenarios de una final en el Monumental o estar a un paso del mundial de clubes, hace 8,035 todo fue oscuridad.

El Estadio Universitario y mucha de la afición de Tigres en general a cambio su ADN, una parte importante creció rodeado de éxitos, donde lo peor cada 6 meses es no ser campeón, cuando hay un mercado de fichajes esperan contrataciones de 8 millones de dólares. La canción más popular de la barra que tiene el equipo menciona el descenso, finales perdidas y es cantada con un singular sentimiento, aunque parece que mucha gente no recuerda esas malas épocas, aquellas que formaron una parte importante del “perfil tigre”, un perfil que no se debe olvidar.

Qué diferentes son las realidades a 8,035 días.