Tigres UANL: Se congelan en Toronto

Por: Horacio Torres.

Twitter: @horaciotorres10

La noche de anoche, vimos literal un partido muy frio, congelado, sin un espíritu y con hambre de triunfo. No veo mal el que los Jugadores salgan a pasear cuando están en otro país, cultura, clima.

Situación que vimos en todas las redes sociales de los jugadores, para mi es válido cuando se tiene un partido molero, un juego saca dinero, de preparación, incluso si fuera en fase de grupos.

Pero el partido de ayer es parte de un juego de vida o muerte, de avanzar e ir subiendo escalones para alcanzar para mí el objetivo principal del club. Y en estos partidos tiene que estar la concentración al 100%, tu mente no debe de estar en otra cosa que no sea liquidar el juego desde el partido de ida. No andar de paseo y tomándote fotos por la ciudad.

Aunque ya sabemos y escuchamos las declaraciones de Ferreti que para él siempre es prioridad la liga, para los jugadores debe de estar en su ADN ganar todo tipo de juegos.

Yo ayer al igual que el clima vi un equipo muy frío, confiado, como si en cualquier momento le saldrían las cosas.Un primer tiempo soso, aburrido, desde el planteamiento que sacaron no me daba mucha confianza, menos sin tu mejor hombre en la cancha. Si, Toronto FC es un excelente equipo, de cuidado, el campeón de la MLS que viene trabajando bien en su liga, pero se le respetó de más en mi parecer.

Con la ausencia de Carioca, para mi tuvieron que salir 4-1- 2-3. Larry de contención fijo, Zelarayan y Dueñas como interiores, tal como lo hicieron en el partido de cuartos de final 2017 en el volcán vs Rayados.

En este primer tiempo poca idea y claridad, no concretaban una sola jugada parecía que el frío no los dejaba jugar, Piloto y Valencia de lo peor que les he visto en un partido con la casaca Felina.

Se llega el segundo tiempo, entra Gignac y con su pura presencia hace notar la diferencia, se veía que Tigres podía dominar el encuentro, los primeros minutos muy buenos no pasaron ni 10 minutos y se llega el gol de Vargas, todo parecía tranquilidad, pero de nuevo en mi punto de vista y no entiendo el porqué, el equipo bajó la intensidad, se desentendió de la pelota, dejó crecer al rival, que presionara, algo que hacen muy bien y ellos en su hábitat natural y acostumbrados a las condiciones climáticas se adueñaron del juego, una defensa congelada, fría y lenta en la marca hace que metan el primer gol de Altidore y como en juego de niños de Kinder con un amontonamiento de jugadores y perdida de marca tan infantil más la intensidad de los Canadienses era obvio que ese segundo gol caería.

De nuevo la misma historia que contra Herediano, concentración e intensidad nula en los minutos finales que te cuesta el marcador.

Ahora a remontar con la gente que incondicionalmente debe de estar ahí, a remar todos juntos por esa copa internacional, espero y que solo sea un bache, accidente futbolístico, esa mala tarde que a cualquiera le puede pasar.

Que el siguiente martes den un giro de 180° grados, que el congelamiento lo transformen en calor, garra, pasión, entrega en busca de ganar este torneo.

La afición estará ahí, tendrán una fiesta garantizada en la tribuna, el empuje estará desde el minuto 1, en la grada se dará el ciento por uno, que sea un empuje mutuo Equipo-Afición, una motivación de ambos lados Hinchada-Jugadores.

Que de esta salimos todos juntos. Tenemos un gran plantel, con experiencia en dar vuelta a resultados adversos, que este próximo martes se vea por qué son el mejor plantel de América.