Tigres UANL : Un bello recuerdo…

El 25 de diciembre es un día muy especial, la cena de Navidad, el estar con los seres queridos, los regalos, el recuerdo de los que ya no están, es uno de los días más felices del año, pero el del 2016 no tiene comparación, ese día fue incomparable.

En la Navidad del año pasado no hubo regalos que causaran sorpresa, ese día por la noche se esperaba que bajo el pino estuviera un día memorable acompañado de una copa.

Muchos dejamos la familia de sangre para reunirnos en el templo que nos recibe cada 15 días, con los colores tatuados, la ilusión encendida y el deseo de una noche historia fue como llegamos al Universitario, en donde nos esperaba nuestra otra familia, la de azul y amarillo, la que por un motivo u otro nos ha acompañado durante muchos años.

Aunque algunos abrimos regalos, el deseo era el de salir campeones y finalmente se logró.

Nada como un guion de película, ese día tuvo de todo: nervios, tristeza, suspenso y al final una alegría que para muchos aún es difícil de describir.

El gol de Dueñas, la actuación de Nahuel, el levantar el título otra ves en casa… todo en una misma noche, en un mismo lugar, con un mismo corazón… ese que ha aguantado los golpes más duros y que ahora quiere vivir los momentos más bellos.

Casi un año después el mismo rival aparece en la antesala para la final y el sueño es el mismo: ganar y conseguir otra copa.