Tigres UANL: Intensidad es lo que nos falta

Perdimos el Clásico 113 y todos tenemos sentimientos encontrados. Siempre va a doler perder un Clásico, pero tampoco es el más doloroso. Salvo el componente pasional y el orgullo, ni siquiera el liderato sonaba apetecible, toda vez que ya sabemos que, salvo en la final, ser el dos también te permite cerrar en casa al menos Cuartos y Semifinales.

Lo que nos debe preocupar es que vimos a un Tigres que nos recuerda al de la final de vuelta contra Chivas. Un equipo que quiere jugar a lo suyo siempre, cuando enfrente se te pone un perro rabioso que sale a apretar, morder, insistir y machacar en todos los sectores de la cancha. Hay momentos en los que no se puede poner uno fino, y debe al menos, igualar esa intensidad con la que tu rival juega, una intensidad que no debe confundirse con agresividad (como cuando nos expulsaron gente en una final contra América o el cabezazo de Irenio Soares hace ya muchos ayeres).

Imago-636974Recursos futbolísticos este equipo los tiene, pero no se va a ganar con los nombres, la playera o los últimos títulos conseguidos. Se gana trabajando cada minuto en los entrenamientos y en los partidos, siendo inteligentes y meterle intensidad cuando sea necesario. El talento sabemos que existe, pero la sensación que nos queda es que el equipo fue displicente, como si no entendieron lo que les puso el de enfrente y como si no hubieran querido resolverlo. Una mala señal para llegar a la liguilla.

No todo es malo, es bueno que te pase hoy. El llamado no es a Ricardo Ferretti, el llamado es a Miguel Angel Garza, a Antonio Sancho y con ellos, al Inge: hagan saber a los jugadores que en esta liguilla se necesita salir a jugar con el cuchillo entre los dientes, dejar todo en la cancha y no guardarse nada en los momentos definitorios. Un parpadeo y estamos fuera. Un equipo como este tiene que estar en la final, sabemos que pueden y por eso lo exigimos y si por cosas del fútbol no sucede, queremos ver dejar todo en la cancha, justo como en la final contra América, donde la intensidad, el deseo, las ganas de ser, nos llevaron a levantar el trofeo.

Intensidad, Tuca. Intensidad, jugadores. Que la intensidad en la tribuna, la seguiremos poniendo.

¡A lo que sigue!