Tigres UANL : Se busca rebelde

Los esquemas de juego, la unión de números en una línea, muchas veces sirven solo como referencia para explicar algo. Un 4-4-2 no es nada sin idea, el fútbol se debe ver y analizar a partir de los estilos, y ya luego los números servirán solo como una guía para continuar. Los méritos o errores de un equipo no necesariamente deben pasar por los esquemas, y es algo que no es exento para Tigres.

El estilo de Ricardo Ferretti está bastante claro, tiene muchos matices pero hay una cosa casi innegociable: tener la pelota. En diferentes contextos, jugando en México, en Centroamérica, en norte américa o en Sudamérica, tener la pelota es muy difícil que se ponga en tela de juicio y la verdad es que hace sentido, esa idea es una tendencia global, los equipos que tienen éxito de forma prolongada mayormente utilizan ideas similares, el desarrollo de potencias actuales está basado en juegos de posesión. No es algo obsoleto como muchos dicen.

Sin embargo todos los equipos, o al menos la gran mayoría de estos que están ligados a la tenencia del balón, tienen mecanismos o automatismos muy marcados tanto en ataque como en defensa. Se entrenan muy bien las 4 fases del juego para luego poder desarrollarlas en los partidos y reducir el margen de error, pero a veces no es suficiente.

Un equipo de fútbol tan bien trabajado necesita algo fuera del papel, es necesario un elemento que entienda a qué se juega, cuál es el propósito, pero que también tenga la convicción de salir un poco de la línea y actuar con rebeldía futbolística. No me refiero a ignorarlo todo, a ser un profesional inadaptado en su alimentación o preparación; me refiero a encontrar a un descarado, alguien que abra las defensas con una gambeta o encontrado espacios y pausas donde todos corrían desbocados, me refiero a alguien que resuelva los problemas que la táctica no puede resolver.

De liga queda muy poco, de liguilla queda tanto camino que aún no empieza. Se busca rebelde, informes en el Volcán.

@edutorresr