Ricardo Ferretti: Culpable o Inocente

Como cada que algo anda mal, hay que recurrir a lo que es sencillo: un objetivo a quien culpar.

Antes era Guillermo Marino, ahora ha sido también Jürgen Damm y el favorito de los medios y afición: Ricardo Ferretti, el técnico que no pregona un discurso ni un fútbol popular, en una ciudad donde el sensacionalismo es el pan de todos los días en la televisión, en redes sociales y en la vida diaria. Es la forma más entretenida de vivir.

En Nuevo León, lo más seguro es que te guste la carne asada, que seas Rayado o Tigre. Que tengas una teoría sobre la política local, que rechaces mucho de lo foráneo sobretodo si se trata de la prensa nacional o capitalina que, por creencia popular y pruebas, se encargan de menospreciar lo hecho en nuestra tierra. Y entre todo esto hay otras dos vertientes: los que quieren a Ferretti y los que no lo soportan.

Para cada uno de estos hay argumentos que son clave:

  • Pro Ferretti: Antes de él estábamos peleando descenso, él nos hizo campeones después de 29 años; ¿a quién traes?; él conoce bien al equipo; nos ha dado x títulos en x años
  • Anti Ferretti: Hemos perdido finales de liga; se queda corto con el plantel que tiene Tigres; su fútbol es ratonero; no le da oportunidad a los jóvenes

En cada discusión en persona o en redes sociales siempre van a salir esos argumentos, a veces lo hacen respaldando con estadísticas que toman a conveniencia; el pro toma los ganados y el anti toma los perdidos. Así va a ser de aquí hasta que se nos acabe la vida, esté o no esté Ricardo se le seguirá defendiendo o atacando.

Desde que decidí dejar el fútbol como hobby y convertirlo en mi trabajo, descartando la total posibilidad de jugarlo como profesional, entendí que a los entrenadores hay que tratar de juzgarlos por cómo juega su equipo y no necesariamente cómo se gana, cuesta mantenerse en esta idea con las réplicas de “pero el objetivo es ganar”, “es un juego de resultados, no de apreciación” entre otras muy comunes de escuchar, pero estoy convencido de que es una forma positiva de valorar.

¿Tigres juega a lo que Ferretti planea? Lo hace, sino no sería tan criticado tener tanto la pelota. Entonces, resulta totalmente falso decir que Tigres no tiene una idea futbolística establecida, algo totalmente diferente es que no le guste a la mayoría de la gente. Es imposible dar un número o porcentaje acertado, pero la mayoría de los aficionados al fútbol lo viven como desahogo, como un escape a su día a día y como un tema de convivencia que incluye bebidas, comida y amigos. No les interesa profundizar en el juego y no tienen por qué hacerlo, quieren ver garra, están convencidos que el muchacho que juega en su colonia podría hacerlo mejor que algún jugador y por menos dinero.

Me ha tocado leer comentarios donde asegura que lo que le falta al club son ganas, querer al equipo y con eso Tigres sería campeón sin ningún problema, es totalmente entendible que la opinión se quede en eso porque detenerte a ver fútbol sin pasiones ni intereses personales puede resultar aburrido. Hay cosas que suenan muy contradictorias “¿cómo dices que jugaron bien si perdieron?” es totalmente entendible que tenemos como sociedad muy grabada la idea resultadista.

Y no nada más es una idea resultadista, también hay fantasmas que nos persiguen llamados conformismo, mediocridad y mentalidad perdedora. A todo lo que no sea ganar, golear y ser totalmente superior a los rivales se le llama mediocridad; si te sientes cómodo por haberle ganado a un equipo de la parte baja de la tabla le dicen conformismo; si crees que no es tan sencillo golear cada partido dicen que tienes una mentalidad perdedora. Hay una seguidilla de conceptos que evitan disfrutar de las cosas. Y otro que tampoco pasa desapercibido: ¿cómo se ganaron las finales? Sufriendo, en tiempos extra, en penales. Eso también es reclamado, es el único parámetro donde consideran la forma, porque tratan de exentar de cualquier otra cosa. Si pierdes, no se valora la forma; si ganas, pero no gustaste si se examina la forma. Es algo bastante revuelto en la cabeza de muchas personas.

¿Pero qué pasa del lado contrario? Ferretti sí tiene errores, no por haber sacado campeón al equipo varias ocasiones en los últimos años es perfecto; las finales no las pierden solo los jugadores, tampoco las ganan solo ellos.

Hay partidos donde es bastante claro que el planteamiento no era el adecuado, donde no se notan importantes soluciones para los problemas que el repliegue de los rivales nos dan. Los gastos millonarios no te aseguran ganar, pero sí se supone deberían aceptarse soluciones superlativas a los problemas de cada 7 días.

No es nada sencillo dominar un estilo de juego como lo ha logrado Tigres, pero es muy claro que en liguillas donde ha tenido que ser flexible lo es y termina ganando jugando bien. ¿Por qué no usar también esa flexibilidad en liga?

Yo no tengo dudas en que Ferretti es el mejor técnico en la historia del club, pero tampoco tengo dudas en que quizá sí se ha quedado corto con la calidad que tiene de plantilla. Mejía Barón lo mejoró y ha sido un apoyo importante en los últimos tres años, pero también se puede vivir sin Ricardo, hay técnicos capacitados para seguir con el proyecto. No nada más Matosas, Tomás Boy, Miguel Herrera o algún técnico que se ponga de moda por jugar directo.

No es muy sano casarse nada más con una idea, hay que ver las posibilidades del anti y del pro, todos tienen algo de razón. Lo importante es no irse a los extremos.

@edutorresr