Tigres UANL no vive de la grandeza

Es común escuchar el calificativo de equipo chico refiriéndose a Tigres, y una mayoría concluye esto porque el conjunto regiomontano no define en juegos trascendentales y por su escasez de títulos. Por tanto, intuyo que su definición de grandeza reside en las proezas del ayer las cuales se reflejan en la actualidad; sin embargo cualquier persona, institución o colectivo deportivo no vive del pasado sino del presente. Cuando el talento del artista se consuma es deslucido en su gremio o el millonario en ruinas que calla su insolvencia; así como estos personajes, ciertos equipos grandes sólo subsisten de los recuerdos. Tanto unos como otros disfrazan sus carencias con hazañas gestadas por figuras o momentos remotos.

Pero en ocasiones la memoria es insuficiente, especialmente en el ámbito futbolístico en donde no importa el esfuerzo y más bien el triunfo. Lo anterior lo entendemos a la perfección ya que durante una larga temporada sólo sabíamos de los relatos de Mantegazza, Barbadillo, Boy o Miloc. Y aunque no se abandonó al equipo, perduró un anhelo de prestigio el cual ha sido una realidad en el presente siglo. Actualmente se crea una historia nueva con nombres como Lobos, Pizarro o Ferreti; ellos son la herencia para el futuro. Se aprendió de lo lejano, pero se vive del ahora.

Posiblemente los detractores a Tigres tienen razón, éste es un equipo chico en cuanto a la carencia de títulos a comparación de otros conjuntos mexicanos. Pero vale preguntar, ¿Qué importa su supuesta grandeza si es algo distante? De esta forma, que se queden con su magnificencia pretérita mientras otros sobresalen en los torneos que participan. Una idea universal nos agrade o disguste, es la noción de la alta competitividad en los diferentes ámbitos sociales; a partir de dicho precepto es preferible el triunfo del día a día a menoscabo de la evocación.

Así el conjunto felino no vive de grandeza sino del presente el cual empieza a originar un equipo grande. Quisiera señalar: no es un menosprecio a la historia de Tigres y todo lo contrario, cada pasaje de su biografía es un orgullo. Cada derrota y victoria tienen su significado en la actualidad. Y aunque este texto es innecesario ya que los fanáticos seguiremos al pie de la batalla sin importar los resultados, nunca sobra expresar la honra de irle a un equipo como el nuestro. Especialmente, si es uno ganador.

Por: Andrés Estrada