Tigres UANL : Jugar con el presente y tener al pasado como lección

Por : Andrés Estrada

El actual semestre para Tigres es una oportunidad para consolidarse como un equipo ganador, tienen los recursos a su alcance: una plantilla que junta experiencia y calidad, así como una idea de juego. Pero el primer paso para lograr dicho objetivo es olvidarse de su pasado y jugar en el ahora, con sus cualidades que lo convierten en un serio candidato para el campeonato. Ese ayer, en forma de estadística y presión,  apareció en las últimas finales contra Pachuca y Chivas; ante nuestro desconcierto, en esos partidos se presentó un conjunto sin carácter e inoperante. De esta forma, definir en los momentos decisivos es el último peldaño para convertirse en un referente futbolístico de la zona.

Entonces, concretar es el propósito primordial y no sólo me refiero a lo ofensivo; también aludo a no dar el beneficio de la duda al rival y no pedir la hora al final del partido, así como evitar los cálculos para saber si se calificara a la liguilla. Tigres debe mostrar a lo largo del torneo su fortaleza deportiva y firmeza en su accionar. Es momento de superar la etapa en donde se anhelaba salir de los puestos bajos, ahora la agrupación felina tiene que asumir su rol como protagonista; se ha merecido los reflectores y la consistencia en los juegos definitorios es el paso contundente del proyecto encabezado por Tuca Ferreti.

La contienda interna en el equipo por ganarse un puesto titular así como la competición externa, ante los nuevas incorporaciones de talla mundial en Pachuca o Tijuana, son la clave para encontrar el equilibro. Uno dará unidad y el otro ofrecerá los alcances y límites de Tigres. El presente torneo es una prueba óptima para demostrar sus capacidades como grupo y una oportunidad para consolidar su estilo de juego, el cual ya lleva algunos años en desarrollo.

De esta forma se abre el telón y el presente de Tigres luce prometedor: un conjunto sólido en la defensiva y explosivo en el tema ofensivo. Es tiempo de hacer pesar el presente en la cancha y de aprender del pasado, incluso  del propio adversario que los derrotó, es decir, cubrir las carencias con entrega. Se acerca el período invernal en donde el equipo ha conseguido sus tres últimos campeonatos, así la mesa está puesta para conseguir la liga y la copa; ello no es una ilusión sino un hecho loable.