Tigres UANL: Una más

El 19 de mayo se cumplieron 7 años desde que Ricardo Ferretti llegó a Tigres en su tercera etapa, año tras año los objetivos han sido cumplidos, pero la ambición del aficionado se ha llegado a convertir en insaciable. Más allá de esta situación, cada miembro de la organización nicolaíta ha asumido el protagonismo necesario para convertirse en un equipo de época.

La noche del domingo en Tijuana las cosas eran esperadas, el 2-0 del partido de ida iba a provocar que los Xolos tuvieran una presión alta, trataran de recuperar el campo rival, provocar errores en la salida. Pero cuando tenían la pelota su mecanismo de ataque era de pocos toques cortos y lanzar, había que activar a Caraglio y Martin, el juego aéreo podría resultar peligroso, pero Tigres pudo solventarlo.

Desde el inicio del juego generaba dudas en mí, un 4-2-3-1 de Tigres y el 4-4-2 de Xolos iban a provocar muchos mano a mano, igualdad numérica que se definirían meramente por la actitud y aptitud de cada jugador en cada duelo, en defensa Tigres quedan 2 vs 2 por dentro, el ajuste fue incrustar a Pizarro entre centrales para hacer el 3 vs 2, situación que provocó perder muchos rebotes en el centro del campo. ¿No era momento desde el primer tiempo para ajustar como se hizo frente a Rayados?

Ya en el segundo tiempo todo se ajustó. salieron Acosta y Zelarayán; ingresaron Advíncula y Meza. Se hizo un 3-4-3 en ataque, 5-3-2 en defensa. Pasaron algunos minutos y Guido Rodríguez fue expulsado, Tijuana quedó en 4-2-3 porque no quería dejar de pelear. Todavía por algunos momentos, gracias a la presión y pundonor, estuvieron encima pero Tigres sabía resolver cada jugaba. Hubo errores en la salida que comprometieron por momentos, pero además de eso todo pudo ser jugado bajo control; superioridad numérica en cada duelo en todas las zonas.

No sé pudo hacer el fútbol más estético, quizá la cancha y la presión rival no lo permitia. Tigres ajustó y primero se plantó bien para recuperar y ya luego pensarían en lanzarse a atacar, mediante balones a los espacios y ataque combinativo cayeron 2 goles, uno de cada extremo: Aquino y Damm.

Otra final más.
@edutorresr