Análisis Tigres UANL vs Chivas

49.2% de posesión, ni siquiera fue totalmente necesario dominar una gran parte de la tenencia del balón para lograr doblegar a las Chivas. 7 tiros a favor de Tigres con dirección a portería, 2 con dirección a portería de parte de Guadalajara. 15.8% de los pases felinos fueron largos, tuvieron 84.2% de precisión en las descargas. No fue necesario tener tanto el balón, pero era vital aprovechar lo más posible cada registro de posesión que se tuviera y así fue.

No hubo demasiadas diferencias ofensivas con respecto a lo del fin de semana frente al Necaxa, lo más notorio sin duda alguna fue la contundencia que se mostró en este partido. Rodolfo Cota ayer y Barovero el sábado no atajaron lo mismo, pero Tigres intentó llegarle a ambos arqueros mediante las bandas, Ismael Sosa durante la primera mitad desperdició muchas ocasiones debido a las decisiones y ejecuciones en el último tercio que no terminaron por ser cómodas ni dentro del área ni fuera de la misma cuando buscó diagonales.

1

El parado táctico fue muy similar a los partidos anteriores, un 4-2-3-1 en defensa, 4-3-3 durante la transición hacia el ataque organizado con Vargas y Dueñas siendo interiores delante de Guido Pizarro.

En la segunda mitad se produjeron los cambios Vargas por Zelarayán y Sosa por Damm, la lectura de Ricardo Ferretti seguramente estuvo basada  en los ataques posicionales que estaba generando Chivas para ese entonces. Tigres no estaba intentando recuperar en zonas medias o altas, buscaba replegar para tratar de luego achicar, robar y saltar líneas defensivas rivales con lances laterales hacia Damm o Aquino como base, aunque en ocasiones también llegó a penetrar el costado izquierdo Zelarayán.

El fútbol estaba llegando a tiempo durante la presente campaña desastrosa en números según las expectativas creadas con esta plantilla, pero la contundencia tardó mucho en hacerse presente. Quedan cuatro partidos, 12 puntos que todavía hacen a Tigres soñar.

Sígueme en : @edutorresr