Tigres UANL : De los errores se aprende

Aquel 24 de Marzo de 1996 quedó grabado en la memoria el fútbol regio.

Los Tigres de la UANL perdían la categoría, tras concretarse matemáticamente su descenso en el Clásico Regio ante Rayados de Monterrey con derrota 2-1 (Así sucedió, no más , no menos).

21 años después las cosas son completamente diferentes. Lejos quedaron los torneos donde pelear por la salvación era nuestro único atractivo, o donde suspirabamos en la última jornada por calificar a la liguilla.

La mentalidad de este club dio un giro de 180 grados para ponerlo en el lugar donde merece. Peleando con los grandes y buscando campeonatos.

Tres campeonatos de Liga, un campeonato de Copa, dos finales internacionales (Copa Libertadores y Concacaf Liga de Campeones) nos demuestra que en efecto, ese infierno que vivimos en Primera A nos sirvió para resurgir como Fenix.

Dicen que en las buenas los amigos sobra, pero en las malas solo se cuentan con las manos. Fue ahí donde la afición tigre se hizo presente. Llenando el estadio cada 15 días para apoyar al equipo y regresarlo en tan solo un año (El primer equipo en hacerlo en México).

Duele recordar la fecha, pero da más satisfacción saber que desde ese momento nuestra historia cambió para siempre.