Tigres UANL : ¿Juega limpio? ¡Siente tu liga!

Así es el lema que rezan las personas que acompañan a jugadores y cuerpo arbitral en cada partido.

Una frase que en teoría tendría que decir mucho, pero que hoy con hechos nos demuestra lo contrario.

Los hechos sucedidos en la jornada 7 del Clausura 2017 entre Veracruz y Tigres UANL dejaron al descubierto muchos temas delicados que la Liga MX que ayer nuestro órgano máximo dejó escapar de manera monumental.

Primero dejando al descubierto los protocolos de seguridad de los estadios (La mayoría de los estadios no tienen los debidos lineamientos para contener peleas entre aficionados). Segundo al ser permisible con un equipo que ya tiene antecedentes de riñas y pleitos en la tribuna o incluso en palcos y tercero , pero no menos importante. La situación de clubes y Liga MX ante las barras, ya sea para tener un control sobre ellas , acordar lineamentos para protegerlas y/o contenerlas , o definitivamente erradicarlas.

Lo curioso del asunto es que medios y equipos enfocaron sus críticas y reclamos a quienes “iniciaron el pleito” y no “quienes realmente terminaron por explotar la bomba que desencadenó en una bronca monumental.

Ayer con la resolución dictada los medios y reporteros dieron un grito al cielo por la ridícula sanción a Veracruz y la suspensión a Ricardo Ferretti.

En la mayoría de los casos están de acuerdo con lo sancionado al “Tuca”, pero ¿Un solo partido de veto para el Luis “Pirata” Fuente?

Como en toda situación hay que aclarar. No todos los aficionados de Veracruz o Tigres buscan problemas. Hay quienes van sanamente a apoyar a su equipo de local o visitante.

Sanciones fuertes o medidas contundentes era lo que muchos deseaban escuchar en la conferencia de prensa que a todas luces dejó un ambiente de “negociación”.

¿Qué sigue? De parte de los clubes es redoblar esfuerzos. NO SE PUEDE REPETIR ACTOS COMO LO SUCEDIDO EN ESE PARTIDO.

Nuestra liga está siendo considerada como una de las mejores de Latinoamérica y por unos cuantos la podemos mandar por el caño ¿Es lo que queremos?