La muralla felina

Lo primero que se hizo al llegar Ricardo Ferretti fue armar una buena defensa, para esto Miguel Ángel Garza ya tenían visto a Jorge Torres Nilo y Hugo Ayala de Atlas.

Después, en Brasil se preguntó por un central que jugaba en Corea, Anselmo Vendrechovsky Junior sería el elegido para ser el líder de un equipo que, aunque en ese momento aún no se sabía, sería de época.

La lateral derecha estaba cubierta pues existía mucha confianza en Israel Jiménez, un chico de casa que dos años después ganaría una medalla de oro en Londres.

Seis años y medio han transcurrido, y esos cuatro defensores se han mantenido. Muchas veces existieron lesiones donde Rivas, un hombre de larguísimo trayectoria y gran amor por este equipo, tomaba el control y hacía que nos olvidaramos de cualquier ausencia.

Tigres está muy bien entrenado y dirigido, normalmente no es fácil anotarle gol a un equipo de Ferretti porque los mediocampistas y delanteros también colaboran mucho en tareas de recuperación e intercepción, pero los cuatro del fondo han seguido y seguirán en este equipo de época, marcando la era de una muralla de tres mexicanos y un brasileño que ha perdurado por más de seis años.

Las defensas ganan campeonatos.

Puedes seguirme en twitter en @edutorresr