Apuntes de la Final de Ida

Anoche vivimos la final de ida del Apertura 2016, después de una larguísima espera por fin pudimos gozar de un encuentro de alta intensidad y responsabilidad para los jugadores.

Falta de control en medio campo

El inicio del juego se vio complicado desde el momento que se anunció la titularidad de Lucas Zelarayán y Jesús Dueñas juntos, lo que nos hablaba de que el “Chino” estaría jugando en la zona medular de Tigres acompañando a Guido Pizarro, mientras que Dueñas ocuparía la lateral izquierda mandando al banquillo a Estrada quien lo había hecho bien en algunos momentos anteriores en esta misma liguilla.

La media cancha de Tigres era prácticamente nula, cuando se iniciaba en ataque tenía que estar Guido Pizarro entre centrales para poder tener superioridad numérica sobre la presión que ejercían Oribe Peralta y Michael Arroyo a los defensores para buscar el error.

Esto obligaba a que Zelarayán y Sosa estuvieran paralelos en el mediocampo durante varias veces, una situación que no genera ninguna ventaja, puesto que jugar en la misma línea impide dar pases, impide hacer movimientos al espacio porque el marcador americanista iba a seguir a cualquiera de los dos felinos, lo que provocaba que Tigres no pudiera avanzar y prolonga la tenencia de la pelota entre Pizarro, Ayala, Juninho y Nahuel sin provocar alguna especie de peligro.

Pasados los minutos, Ferretti sacó a Zelarayán para meter a Estrada y poner a Dueñas como volante central y el “Guty” ocuparía la lateral izquierda.

Los extremos

De entre Javier Aquino y Jürgen Damm el que destacó fue quien juega por derecha, pero no por grandes acciones ofensivas, sino por las buenas carreras, cruces y anticipaciones que tuvo defensivamente hablando.

Al ataque tuvo algunos destellos que Samudio pudo detener, pero por el lado izquierdo Javier Aquino estuvo bastante desaparecido, los compañeros lo buscaron poco. Pero todo esto no tiene culpables internos, el culpable fue Ricardo La Volpe colocando a Ibarra y Arroyo (o Sambueza, cualquiera de los dos aparecía) por las bandas para obligar a Aquino y Damm en poner especial atención sobre ellos para apoyar a Dueñas y Torres Nilo.

Los números

Tigres no pudo tener la mayor posesión de balón durante este partido, el 47.6% fue para Ferretti, mientras que América se quedó con 52.4% de tenencia de balón.

No es una necesidad vital tener la pelota para poder jugar, pero si no la vas a tener debes tener una correcta distribución en la cancha para tratar de recuperarla lo antes posible y buscar el contragolpe, desafortunadamente quizá por el factor “Zelarayán fue titular”, Tigres recuperaba la pelota en una zona muy baja lo que provocaba que no se pudiera contraatacar de forma efectiva, porque Sosa y Gignac parecían estar muy largos y esto dificultaba que la pelota les llegue con ventaja para atacar. Incluso el gol cae en un error del rival, no ataca bien un balón de rutina.

Algo que sí es para destacar es que Tigres ganó el 61.5% de sus duelos individuales, en la cancha hay 11 contra 11 y se disputan como si fueran pequeñas 11 batallas que componen una guerra de fútbol en la cancha, y mientras más duelos ganes más cerca vas a estar de ganar, y 60% es bastante aceptable. Además en defensa ganó el 68% de sus entradas, fue un buen partido en este aspecto.

Sígueme en Twitter: @edutorresr