Equipo híbrido

Cinco goles son suficientes para enfocarse solo en el resultado, se olvida totalmente el trámite del partido creyendo que las anotaciones se consiguen solo porque se jugó con huevos y amor a la camiseta, pero la realidad es que va mucho más allá de eso.

Durante algún par de años, Tigres dominó el juego posicional, ese estilo de juego lo colocó en instancias finales de cada torneo nacional e internacional que disputó, creó un sello de casa que era reconocido por todo el país y el sur del continente, para muchos les provocaba adjetivos como “defensivo” y “miedoso”, pero la realidad es que tener la pelota es una de las cosas más riesgosas que puedes tener en el fútbol, pero el estar convencidos de ello, entrenar y tratar de pasar y recepcionar bien reduce el margen de error, y Tigres tenía ese margen al mínimo.

La serie Tigres – Pumas exigía un extenso análisis mutuo de los rivales: ¿cómo iban a hacerse daño sin descuidar la defensa y sin abandonar los principios de juego? Pumas, en el partido de ida, dominó la posesión de la pelota con ataques posicionales que colocaron muchos jugadores en campo de Tigres, Ferretti interpretó bien esto convirtiendo a Dueñas es un carrilero izquierdo para una línea de 5 que redujo los embates unamitas.

El juego directo en Tigres ha tomado un papel trascendental, sobretodo por la cosecha de un triunfo como el del pasado sábado donde la rapidez en los últimos 20 metros de la cancha fue fundamental para tener 18 opciones de tiro a portería, siendo 7 de ellas efectivas al arco.

Híbrido es definido por la Real Academia Española como que es producto de elementos de distinta naturaleza”, como el fútbol de Tigres; no abandona las bases, sale jugando ubicando siempre receptores de frente y de espaldas al arco para tener siempre apoyos cercanos y evitar dividir la pelota si no es necesario, tal como lo vemos en la siguiente imagen:

rombo

Tigres crea un rombo en la salida con Juninho, Ayala, Nahuel y Pizarro, lo que permite superioridad numérica 4c3 que permite avanzar juntos y no reventar la pelota sin sentido.

Y cuando el rival tiene la pelota, evita darles tiempo para tener una correcta distribución y provocar el error de un mal pase o que revienten la pelota, para que esta vuelva a la propiedad de Tigres

presion

Esperar, reaccionar y lanzar como base de un ataque veloz para Tigres, siempre con una buena ubicación de los delanteros que permite una buena ocupación de los espacios, provocando así atacar acompañados para cualquier pared o pase filtrado que sea necesario para potenciar la calidad de la ofensiva.

Adaptarse a los escenarios ha sido una de las grandes mejoras de este club, un proceso que aún no se afianza totalmente pero que seguramente lo hará y disfrutaremos mucho.

No olvides que puedes seguirme y leerme en Twitter: @edutorresr