«Lo que dejó la Libertadores»

Las especulaciones de abandonar la Copa Libertadores por los calendarios ha sido un tema relevante durante las últimas semanas.

Uno de los logros más grandes de Tigres en toda su historia fue llegar a la final de la Copa, este suceso tiene poco más de un año de haberse concretado, aunque no se lograra traer la copa a casa se hizo un gran trabajo con y gracias a ese torneo que ha dado un gran empujón a Tigres… Y al fútbol mexicano.

Lo importante primero era darle importancia a dos torneos, y en esa ocasión se logró un liderato de liga, liderato de grupo en Libertadores y subliderato general de Libertadores, todos compitiendo de una forma decente, solucionando partidos difíciles como el de San José de Oruro, y tampoco era nada sencillo darle la vuelta a los cuartos de final contra Emelec respetando una idea de juego que, sea guste o no, era nuestra idea.

Entre otros resultados que conocemos y recordamos con romanticismo, se empezaron a hacer gestiones de fichajes que quizá no se hubieran logrado sin haber llegado tan lejos en este torneo, no era un tema menor incorporar a Damm, Aquino y Gignac en la misma temporada, además de lograr mantener a Nahuel y Pizarro que ya eran pretendidos en Europa.

Afrontar este torneo no se trataba de “ganar como sea”, porque si eso pasaba no íbamos a saber como repetir ese “como sea” cada fin de semana, había que plantarse en la cancha siempre con una idea clara, ajustes de acuerdo al rival y respetando La Nuestra, la misma que meses después ortogaría el cuarto título de liga, mismo que fue muy criticado por solo la final, pero que esa Copa se mereció de principio a fin en el torneo regular y liguilla, no era cuestión positiva o negativa de solo un partido.

Con más de un año de que se escribió esa historia, se siguen haciendo ecos de ese momento, volviendo a contratar jugadores que sin problemas pudieran ser fichados en Europa, pero que el club es capaz de fichar y mantener, porque se sabe que hay un proyecto, uno que recibió un buen empujón y sustento con esa final lograda en julio 2015.

Ahora que seguramente nos despediremos del torneo, quedarán agradecimientos y buenos recuerdos, económicamente los premios no lo son todo, porque representan un 17% del presupuesto anual de los equipos mexicanos, y para los sudamericanos es un 90% de su presupuesto anual, y la cancha se va a llenar siempre en San Nicolás logrando mantener una buena economía para el club.

¿Algún día volveremos? No sé, quizá ni los federativos lo saben, pero por si llega a pasar hay que seguir el proyecto y estar preparados para afrontar de nuevo el reto.

Puedes seguirme en Twitter: @edutorresr