Los alumnos destacados

Han pasado muchos jugadores desde que llegó Ricardo Ferretti en 2010, algunos han sido destacados por algún partido, otros más pasaron desapercibidos y unos cuantos destacan más por el cariño de la afición que por buen fútbol.

Tigres no es un equipo que se distinga por ser un debutador, deben ser contados los casos donde ha tenido que depender de la cantera para competir, puesto que la ideología no es parecida a la de Chivas, Pachuca o Atlas, sin embargo futbolistas como Israel Jiménez o Manuel Viniegra lograron consagrarse durante un buen tiempo como indispensables para Ferretti, aunque el tiempo, la competencia interna y lesiones cambiarían eso.

El logro más grande de un entrenador, el parámetro por el que considero se le debe medir, es conseguir que un equipo domine una idea de juego, con sus subprincipios y situaciones que puede presentar en diferentes partidos. El sello impuesto es lo más importante, sin que resulte totalmente trascendente ser un equipo protagonista o un equipo reactivo, como son los casos del Barcelona de Guardiola y el Atlético de Simeone: estilos antagónicos, pero bien dominados.

Ferretti logró imponer su idea y dominarla, aunque ahora está en un proceso de cambio que costará pero que seguramente terminará por concretarse. Y logrando imponer su estilo, comienzan a salir las individualidesdes de los alumnos destacados.

Aunque los inicios de Guido Pizarro fueron como mediocentro, en Tigres llegó con el rótulo de “contención con salida”, que siendo algo más precisos en el 4-3-3 de Tigres, podríamos llamarle interior, y no era ahí la zona donde mejor se le veía.

El tiempo fue ajustándolo, y Tigres 0-0 Toluca de la semifinal del Apertura 2014 terminó por encontrar su mejor zona como un 5 posicional, distribuyendo, destruyendo y leyendo el juego convirtiéndolo en uno de los mejores del continente, provocando celos en clubes europeos y el propio Boca Juniors, logrando también que Gerardo Martino lo tomara en cuenta para su selección, recordando a Lucas Bernardi o Villalba en su grandioso Newell´s, y que ahora lleve un par de convocatorias con Bauza, además de mantener un altísimo nivel en la Liga MX.

Javier Aquino llegó sin hacer demasiado ruido, se pensaba que veía a cumplir jugando por banda derecha porque Damián era el dueño de la izquierda, sin embargo el arribo de Damm hacía pensar y confirmar que jugaría como “wing” por izquierda, buscando no solo hacer ancha la cancha, sino tener la profundidad necesaria por esos sectores con el encare, regate y recortes hacia dentro.

Durante los últimos partidos, Aquino ha tenido funciones mucho más tácticas trabajando en zonas interiores del campo dejando a Luis Quiñones libertad como extremo izquierdo, además de ser un apoyo en la reconversión para Guido Pizarro, y su vitalidad táctica se notó en Xolos cuando obligó a Tigres cambiar del 4-3-3 al 4-4-2 porque Damián Álvarez no es capaz, ya sea por edad o calidad, de hacer todo lo que Aquino desarrolla.

Es verdad que nadie es más importante que todos juntos, pero cuando particularmente estos dos andan bien se produce un gran beneficio para que todo el equipo se sienta mejor dentro de la cancha, porque cuando Aquino y Pizarro se equivocan se nota mucho más que los errores de otros (exceptuando la posición del arquero cuyos errores son mediáticos), y qué bueno que Javier y Guido están de nuestro lado.