De Juninho a Zelarayán

Por : @edutorresr

Por un largo tiempo, Anselmo Vendrechovsky Junior, conocido por todos como Juninho, era el definido cobrador de tiros libres brindando una seguridad y confianza en su potente pierna derecha, pero con el tiempo este recio golpe fue perdiendo simpatizantes, llegando a provocar sensaciones de derrotismo cada que el capitán cobraba un tiro libre.

En su momento, Lucas Lobos era otro gran cobrador de tiros libres, su depurada técnica y visión para poner el balón en el ángulo traía consigo disparos con dirección a puerta, y ya era otro cuento si entraban o no, pero tras su salida era Juninho el único encargado de estos tiros de castigo.

No podemos olvidar las alegrías que Juninho nos dio con sus anotaciones, en su gran mayoría a balón parado con un tiro libre o quizá un remate en un tiro de esquina, logrando 25 anotaciones en 217 partidos jugados con los colores amarillo y azul.

En partidos anteriores, incluso la temporada pasada, comenzamos a conocer a Lucas Zelarayán con su calidad de golpeo en balón parado, llámese tiro directo, centro en un balón parado lateral o un tiro de esquina, provocando una expectativa de que sea él quien ejecute los tiros de castigo, una situación que vimos este pasado domingo frente a Pumas, donde logró el 0-1 con no muchos minutos encima, encaminado a Tigres a la vuelta en el sendero de la victoria.

Seguramente, esto traerá mucha más confianza para el Chino en próximos partidos, dejando a Juninho en un segundo plano para el balón parado dando paso a la nueva generación de calidad en el golpeo del balón parado. Aunque claro, no podemos dejar de recordar que Juninho no suelta tan fácil los tiros penal, ni siquiera a Gignac, el capitán sigue teniendo una jerarquía que bien se ha ganado, pero ¿será él, serán sus compañeros o el entrenador quien lo alienten a dejarle esos balones a quienes mejor estén?