La titularidad de Luis Quiñones

Por @edutorresr

Uno de los primeros jugadores que fichó Tigres del fútbol colombiano fue Luis Quiñones, después de una buena Copa Libertadores y algunas indisciplinas  fichó por los de la UANL para irse cedido a la UNAM, y luego llegar a San Nicolás con un rol de jugador de relevo dentro de la plantilla tigre.

En las constantes veces que entró de cambio en la Liga MX y los partidos que ha tenido como titular en la Concachampions, ha demostrado ser un buen revulsivo para no dejar el alto ritmo de juego que suele imprimir Tigres con una presión y ataque a los espacios en la transición ofensiva.

Ha jugado por la banda izquierda para buscar el centro, pero una de sus mejores cualidades (el tiro) lo hemos visto desde la banda derecha cerrando hacia dentro para encontrar su pierna zurda con la que tiene muy buena potencia y colocación, y la pregunta clave es sencilla de hacer pero difícil de explicar: ¿por qué ha jugado tan poco?

Pese a la gran calidad que tiene, en frente (en ambas bandas) tiene una alta competencia que, hasta ahora, no ha podido superar. Por derecha, Ismael Sosa y Damm son los predeterminados, mientras que por izquierda Javier Aquino y Damián Álvarez son quienes mandan, sin embargo en el juego contra León hubo una situación muy importante y que ojalá se repita más seguid: Aquino como interior izquierdo y Luis Quiñones como extremo izquierdo.

Esta unión de Aquino y Quiñones parece ser muy productiva para el ataque de Tigres, puesto que ambos tienen la calidad y la inteligencia para interpretar las situaciones del juego, ya sea ofensiva o defensivamente, pero sin la necesidad de solo correr y correr para recuperar la pelota, sino que con un buen posicionamiento son capaces de cortar líneas de pase y presionar alto para recuperar la pelota y volver a iniciar un ataque.

Pensar en iniciar con estos dos un partido es una idea interesante, pero riesgosa. Javier Aquino cada vez se acomoda mejor en la zona interior de la cancha, Pizarro es una gran seguridad como mediocentro, y Zelarayán debería cumplir una función de interior en 4-3-3 y no tanto de “enganche” en 4-2-3-1. Con esto, Quiñones tiene espacio y metros para atacar por banda izquierda y buscar una buena sociedad con Aquino y Torres Nilo o Acosta.

¿Algún día Ferretti considerará esta opción para algún partido cuyas condiciones se presten para intentarlo?

Sígueme en Twitter: @edutorresr