Los 4 puntos débiles de Tigres

Por @edutorresr

Tigres ha tenido partidos muy complicados en el último mes, pero no en todos perdió, sin embargo, este texto va dirigido más allá de cuánto se pierde o se gane en el marcador; el enfoque va relacionado solo a los errores y aciertos dentro de la cancha en cuando a orden táctico.

Bases del juego:

El armado del equipo a lo largo de los años ha respondido a una idea: juego posicional, y como tal lleva fundamentos como la posesión del balón por lapsos prolongados, construcción del juego desde el arquero hasta los extremos, constante búsqueda del tercer hombre (ver vídeo para entender el concepto: Tercer Hombre Tigres) y basculaciones para atacar por un sector y concluir por el lado contrario. Guste o no, esas son las bases del juego.

Un equipo de fútbol es una idea, y como tal debe respetarse esa misma idea para conseguir cualquier logro, porque abandonarla como emergencia y no como una alternativa sustentada, es un suicidio dentro de la cancha. Hay que saber por qué ganas para saber qué dejaste de hacer cuando pierdes.

Desorden táctico

La segunda parte del partido contra Cruz Azul fue uno de los puntos más bajos del presente torneo de Tigres; el ingreso de Andy Delort tenía sentido: si el partido estaba siendo atacando a campo abierto durante la primera mitad, había que llegar a ocupar los espacios con jugadores potentes y dotados técnicamente, Delort era una buena decisión, pero no debió ser por “Gringo” Torres, porque en nuestras cabezas la idea “ofensiva” de jugar con Pizarro y Zelarayán de doble 5 no es sustentable y se demostró en ese partido. No existió el medio campo, Damián inteirorizaba su posición en el inicio del juego para crear un 4-3-3 con Delort como extremo izquierdo, un desorden total que no funcionó bien, porque el equilibrio de ataque es el desequilibrio, pero no así.

Resultado de imagen para delort tigres cruz azul

Durante los -segmentos, no totalmente en los tres casos- partidos contra Chivas, Cruz Azul y León se notó a Tigres atacando con la mayoría de los jugadores detrás de la pelota, lo cual no es nada positivo: lo importante es tener jugadores delante de la línea de la pelota para poder tocar con ellos y, naturalmente, ir hacia el frente. En cambio, si no hay nadie adelante lo que se hace es conducir, seguramente chocar contra la defensa rival y luego volver a correr hacia tu propio arco para tratar de que no te hagan gol, no se puede hacer una presión orientada para tratar de hacer que se divida la pelota o recuperar en campo rival. Este quizá es uno de los errores más grandes de Tigres: la falta de pausa al atacar.

Distancias y velocidad

Como mencionaba en el punto anterior, los jugadores quedaban detrás de la pelota y no había apoyos adelante más que la técnica individual en el uno contra uno. Nunca vas a ser más rápido que la pelota, sin embargo es importante saber controlarla para poder llevar el ritmo del partido, pero las distancias entre cada jugador en ocasiones llegaban a ser más largas de lo ideal.

Esta distancia provocaba un alto riesgo de pérdida, y en esa pérdida Tigres siempre queda bastante débil, es uno de los aspectos más carentes del club y en general de todos los equipos que juegan con la posesión del balón, entonces lo ideal es reducir las distancias de jugadores con dos ideas base: reducir el margen de riesgo de pérdida, pero como perderla sigue siendo una posibilidad hay que tener gente siempre cercana a la pelota para tratar de recuperarla lo menos posible y no tener que correr varios metros hacia la portería provocando una falta, una amarilla y más situaciones desagradables.

Resultado de imagen para ismael sosa tigres

Lectura departidos

Esa transición rápida contra Cruz Azul en el segundo tiempo no parecía ser la mejor opción, sobre todo dándole funciones a ciertos jugadores que no están acostumbrados a cumplir y que tampoco han tenido lapsos del juego desarrollándolas previamente.

Un ejemplo de la falta de lectura de partido fue el juego contra Plaza Amador: un esquema 4-4-2 de inicio era entendible, pero pronto se vio que la modificación era necesaria a 4-3-3 (sé perfectamente que los esquemas son números acomodados, pero sirven para dar una referencia de posiciones), lo que buscaría juntar pases por dentro (Viniegra, Jiménez y Espericueta que yo hubiera metido de cambio en lugar de Fernández) para, una vez que se atraigan rivales hacia esa zona, poder abrir a las bandas y provocar los mano a mano, o bien buscar pases entre líneas para las incorporaciones de Julián Quiñones.

Cabe destacar que, desde mi punto de vista, frente a Chivas se tuvo una buena lectura de partido donde se recuperó del dominio del encuentro, y contra León en el segundo tiempo de igual forma se hicieron adecuados ajustes que permitieron controlar el juego y correr inútilmente menos que en el primer tiempo.

La mayoría del plantel tendrá esta Fecha FIFA para trabajar, además se contará con un amistoso para tratar de recuperar el orden en el equipo, tomarse el descanso necesario porque tampoco son robots incansables, y replantarse bien las bases que hay que desarrollar para seguir por el camino de la estabilidad.

Puedes seguirme en Twitter si quieres leer más de fútbol: @edutorresr