Ídolo en el olvido

De estar en lo más alto de la idolatría de Tigres, Lucas Lobos paso a ser un jugador más en la institución, todo por culpa de una declaración en fuera de lugar que le costó todo lo que construyó en un día.

El argentino naturalizado mexicano, aún no tiene equipo y está a la espera de la llamada que le permita seguir como futbolista profesional.

Lobos ya anunció que la única manera de permanecer en las canchas es jugando para Gimnasia y Esgrima de La Plata, equipo que hasta ahora no lo tiene como prioridad.

El cierre de registros se aproxima en Argentina y Lobos tiene en la puerta de su casa las maletas de la ilusión listas para vaciarlas, pues su viaje como futbolista profesional está por concluir, su último pase de abordaje aún no llega y todo parece indicar que nunca lo hará.