El gran prospecto

El jugador más destacado de la Sub-20 durante las épocas recientes ha sido Julián Quiñones, un joven de 19 años que llegó desde Colombia para ser la primera –de muchas- incorporaciones provenientes de ese país.

Pronto llamó la atención y se ganó el agrado de las personas, su capacidad lo hizo saltar de la Sub 20 al Ascenso MX con Venados donde no decepcionó, en Liga y Copa MX alcanzó a disputar 20 partidos, logrando anotar seis goles, que es buena cifra para un delantero joven y con poca experiencia en ligas profesionales (sin demeritar al torneo Sub 20).

Para este Apertura 2016, la perfecta idea de eliminar el límite de extranjeros registrados para un torneo, provocó que Julián pudiera tener oportunidad en el primer equipo, siendo registrado para disputar los partidos de primera división.

Como características de Quiñones, puedo decir que tiene una gran potencia, tiene muy buen arranque, sabe desmarcarse bastante bien y sabe jugar al fútbol, que puede sonar una obviedad, pero hay delanteros de su edad que parece que no saben jugar, porque los ves constantemente cayendo en fuera de lugar, haciendo movimientos dentro del área que parece que se auto-marcan, algunos otros moviéndose sin sentido, y Quiñones es inteligente; tiene buen remate de cabeza gracias a su buena anticipación, porque no es muy alto (1.76), tiene una gran capacidad para saber moverse dentro y fuera del área, es capaz de aparecer por derecha y por izquierda, sabe encarar bien, sabe atacar bien el espacio y ganarle el frente a sus marcadores.

El hecho de que sea muy buen jugador no quiere decir que tenga el mundo ganado, debe cumplir un proceso, debe adaptarse a las férreas marcas de la primera división, hay una gran camada de centrales nuevos como lo son Roco y Venegas. No hay que presionarlo, no hay que exigir que sea titular. Las oportunidades aparecerán, pero hay que trabajar para saber aprovecharlas.