La oportunidad del Chino

La salida de Rafael Sobis trajo consigo tristeza para algunos aficionados y una baja importante para Tigres deportiva y humanamente hablando, pero después de Sobis ¿qué hay?

Se menciona la llegada de Valbuena a Tigres después de la baja de Rafael, que no caería nada mal porque es un jugador de bastante calidad y es muy difícil que venga a restar al grupo, sin embargo no podemos olvidar la espera y la falta de oportunidades para Lucas Zelarayán.

La mencionada falta de oportunidades no es porque no se quiera que juegue, se debe a que Sobis cumplía una función táctica importante, cosa que difícilmente podía dar Zelarayán en su momento, y pensar en que entrara por Dueñas era emociónate, pero perdías más de lo que ganabas con ese cambio.

Hay cualidades de Zelarayán que no son fáciles de encontrar, y los que salen así terminan vendidos por decenas de millones a Europa, porque son cualidades en serio especiales y determinantes para los partidos; el encare, la gambeta, ofrecer un pase más limpio, visión de campo entre líneas para servir filtrado y golpeo a balón parado son de las características más desarrolladas de Lucas.

Habrá demasiada presión sobre Zelarayán si no hace las cosas como todos las esperan, y hay que decirlo de una vez: no será perfecto, se va a equivocar, va a perder balones, va a llegar tarde a cortar líneas de pase, y no es que se le desee mala suerte ni nada de eso, sino que es un caso similar al de Guido Pizarro: llegó jugando como interior, y aquí era eso que le llaman “contención con salida”, pero conforme fue aprendido, equivocándose y levantándose lo llevó a ser el mejor mediocentro de la liga.

“Paciencia” será el concepto ideal, y debe existir para todos: la afición y prensa debe entender que no es perfecto como para no errar, el entrenador debe confiar en él y no dejarlo caer en presiones, y el mismo jugador debe ser paciente consigo mismo y evitar hacer dribles sólo por agradar a la afición. Hay que ser conscientes de que primero se juega para el colectivo, nadie es más importante que todos juntos.