Violencia en los estadios. Problema de nadie, problema de todos

Lo ocurrido el pasado sábado en la cancha del TSM es simplemente una prueba más que la pasión llevada al extremo hace daño en todos los ámbitos.

Hubo muchos factores para que todo esto sucediera.

1- El ambiente hostil que se vivió durante el partido (Algunos pseudoaficionados de Santos comenzar con las provocaciones)

2 – El resultado adverso para Tigres.. Algo para nada justificable para generar violencia, pero que al final debe ser considerado en el análisis.

3- Los pseudoaficionados felinos que , al calor de las cervezas y con la provocación en mente dejaron los colores para tomar venganza por propia mano.

En todo momento hay que aclarar que fueron “algunos” aficionados de ambos equipos los que realizaron los actos de violencia. De lo que no estamos de acuerdo es de “generalizar” sobre la actitud de las aficiones. Ni guerreros ni auriazules son así y solo unos cuantos han provocado la mala imagen mostrada a nivel nacional.

Ahora si que como dicen por ahí “Por unos cuantos la llevamos todos”.

¿Qué acciones se deben realizar para erradicar esto?

Prohibir el acceso a las barras es algo que siempre se ha planteado, pero que las autoridades no se animan a hacer. Un posible veto al TSM por permitir los actos de violencia podría darse y una sanción económica a Tigres.

Como comunidad al fútbol hacemos un llamado a todas las partes a reflexionar y tomar cartas en el asunto. ¡La pelota no se mancha!