Jugar bien ya no basta

Muchos cuando apagaron su televisor el viernes (Bueno, una buena parte) se quedaron con un sabor agridulce del partido.

Empatan con Querétaro en el Corregidora no es mal resultado, pero bajo la circunstancia del partido la tónica es diferente. Dominar la mayor parte del encuentro para que al final solo te quedes con un punto es simple y sencillamente decepcionante.

Ya no podemos sentarnos a juzgar si el movimiento táctico o los cambios ayudaron o no. El hecho es simple  : Ganaste, empataste o perdiste.

Preocupa porque por más que juegues dominantemente la suma de puntos es la misma. ¿Qué falta? ¿A qué se debe?

Los tres puntos que podemos resaltar son : Contundencia en la ofensiva, deficiencia en defensa y manejo de partido.

En la ofensiva no podemos depender siempre de Gignac. Hay que tener variantes y quienes están encargados no lo cumplen al 100%. Javier Aquino es constante, pero su banda por momentos luce desaprovechada. Damm por su parte genera más por el sector derecho, pero su último toque es lo que hace fallar.

Tanto Sobis como Zelarayán deben conjuntarse más con los tres hombres (Gignac, Aquino y Damm).

En la zona baja son varios ya los goles donde los errores son más marcados. Desde Nahuel con una mala salida o la defensa desorientada. Es un punto para trabajar las 10 jornadas restantes.

El manejo de partido es algo que siempre se ha batallado. Si Tigres no suma más de dos goles en la primera parte suele ser seguro que terminemos pidiendo la hora.

Lejos de ser avasallador el equipo tiene que entender que tener la pelota no basta. Un error es suficiente para ponerte contra la pared. Hay que ser eficaces en los goles y momentos del partido. Matar al rival cuando se tenga que hacer.