Perder ¿Importa el cómo?

La derrota de Tigres ante Xolos dejó a muchos con diferentes sensaciones de lo acontecido en el campo.

Algunos sintieron que, a pesar de la derrota el equipo entregó una buena actuación y lejos de reprochar aplaudieron al equipo al término del encuentro. Otros por su parte se expresaron en contra de algunas actuaciones individuales, especialmente con Nahuel Guzmán, que en el segundo gol tuvo que ver directamente y que después de la expulsión de Rafael Sobis tomó un rol de “líbero” para que el equipo no perdiera la intensidad al frente.

Finalmente en el fútbol es simple. Ganas y estás bien, empatas y comienzan las dudas, pierdes y todo es cuestionable. La derrota ante el cuadro canino deja rezagado al equipo en la lucha por el liderato de la Liga y en cuanto al estilo de juego deja muchas cosas por resolver.

Si bien los primeros 30 minutos el equipo se hizo dueño de la pelota no demostró en el marco opciones claras de peligro y por el contrario en la primera llegada de Tijuana se convirtió en gol.

Los expertos a pesar de la derrota siguen poniendo a Tigres como un candidato al título , pero hay que tener reservas. Hay competidores como Rayados o Pachuca que demuestran estar en óptimo nivel dispuestos a defender la cima, y equipos como América o León que desde torneos anteriores se han vuelto huesos duros de roer.

Ahora bien ¿Importa entonces el cómo perder? ¿No importa si no se logra el resultado  si se juega bien? ¿De qué sirve dominar los 90 minutos si al final no se refleja en el resultado? 

Esto no es para prender las alarmas, pero si para considerar. Si queremos defender el campeonato debemos asumir que debemos jugar mejor que cualquier rival, sea la cancha que sea.