Para grandes metas grandes compromisos

La Jornada 1 del Clausura 2016 nos dejó una imagen un tanto pálida de Tigres UANL. El reciente campeón de la Liga MX demostró que está lejos de su nivel y , contrario a lo que se pensaba, será difícil más no imposible repetir un campeonato en el torneo presente.

Muchos señalaron la intensidad del equipo, el tránsito de la pelota e incluso la baja de juego de algunos en la cancha. Si a esto le sumamos que los refuerzos comienzan apenas a acoplarse al sistema de juego y que en si los cambios no fueron repulsivos a la hora buena nos deja un sabor amargo de un arranque de temporada, que semestre a semestre se repite.

No es justificante decir “Siempre empezamos así y acuérdense como terminamos”. Si quieres ser BICAMPEÓN  de la Liga y CAMPEÓN de la Concachampions debes demostrar desde el minuto 1 que aspiras a ello. No hay medias tintas. ¡Vas o no vas!

Lejos quedan aquellas temporadas donde el conformismo nos dictaba que bastaba con calificar. Hoy hay que buscar no menos del cuarto lugar y si se puede luchar por la copa. El Mundial de Clubes también es una asignatura pendiente que cualquier equipo le gustaría disputar. Son muchos los retos que esta institución se adjudicó al llegar  a la final de la Libertadores y lograr el campeonato en el Apertura 2015.

Por ahí leíamos “Tigres si no juega de 10, no golea, no deja su portería en 0 y no termina campeón será un fracaso”. Una idea totalmente erronea. Lo que esta afición pide es entrega, compromiso, lucha y resultados. No pedimos ser el Barcelona ni el Madrid. Pedir ser Tigres y que nos representen como tal.

El Clausura 2016 apenas comienza y la aventura de un nuevo campeonato arranca.