Los objetivos para el primer semestre del año

La popularidad incomparable y los medios de comunicación normalmente comienzan a poner ciertas exigencias al equipo Tigres, situaciones que dudo mucho que una institución cabal como la felina las tomen realmente en cuenta, porque el Club de la U.A.N.L. tiene sus bases, probabilidades y objetivos bien trazados para un bien común sin caer en la soberbia.

En un punto de vista personal, tratando de ser coherente y no caer en sensancionalismos me gustaría definir lo que, para mí, deben ser los objetivos de Tigres para el semestre Enero – Junio del año 2016, considerando los torneos donde competirá Tigres (Liga Bancomer MX y Concachampions)

  • Desarrollar un fútbol adecuado y ordenado, priorizando la tenencia del elemento para poder generar a partir de la pelota y no a partir del vértigo/sorpresa.
  • Incluir dentro del modelo de juego las características de jugadores como Lucas Zelarayán, Fernando Fernández y Luis Silva.
  • Mantener, manejar y equilibrar la misma idea de juego durante la mayoría de los partidos.
  • Conseguir 26 puntos* para no tener problemas de descenso en los próximos torneos.
  • Poder terminar entre los primeros cuatro lugares de la Tabla General de la Liga MX.
  • Alcanzar la instancia final de la Concachampions.

*Conseguir 26 puntos es el mínimo indicado, porque suena contradictorio con el punto siguiente de terminar entre los cuatro primeros lugares, pero la cantidad de 26 puntos es el mínimo requerido, pero lo habitual es superar esa expectativa.

El Director Técnico, el área de directiva (sobre todo la presidencia del Club) y jugadores han declarado públicamente que van a buscar el bicampeonato, lo cual es bastante lógico y es lo que todos esperamos, porque cada que compites en un torneo intentas ganarlo, y si ganaste el anterior, vas a intentar ganar el que sigue por lógica de la competencia. No es trascendental mencionarlo, pero es atractivo para las portadas de periódicos y temas de los programas de televisión. Decir que vas a buscar la copa no hace que tengas más ganas de ganarla, y no decirlo no hace que tengas menos ganas.

Surgirán obligaciones por el valor del equipo, los refuerzos adquiridos y el fútbol bien jugado y atractivo (estas dos cosas no siempre van de la mano), habrá presiones por parte de la afición si no se gana todo, habrá presión si no goleas todos los juegos, si el rival juega bien su partido también se criticará al equipo o entrenador nada más.

Respecto a la final de Concachampions, es una meta llegar ahí y un sueño ganarla para conseguir el boleto al Mundial de Clubes de diciembre 2016. Lo más probable es que no la ganemos, porque tenemos posibilidades hoy mismo 1 de 8, tenemos todas las de perder pero juegas para poder conseguir jugando bien. Y pese a ser una meta, el no conseguirlo no debe ser un sinónimo de fracaso, porque para denominarle así hay que ver cómo y por qué jugó el equipo de la manera en que lo haya hecho.

Igual que cualquier otro torneo o competición, nosotros como consumidores del equipo considero debemos ser pacientes y entender el juego, saber que hay un rival que va a buscar vencer al campeón. Hay que desear jugar bien, con orden e inteligencia y, ¿por qué no?, esperar la compañía de la suerte para que los goles y victorias lleguen.