Ser campeón no es lo único

TWITTER: @edutorresr

Este texto fue redactado el domingo 20 de diciembre del 2015:

Ha pasado una semana desde que en el Distrito Federal –ahora Ciudad de México- el Club Tigres de la U.A.N.L. levantó la cuarta liga en su historia, fue un partido donde el rival fue superior, donde Tigres mereció perder como perdió y un encuentro en el que, mediante los siempre crueles tiros a once metros de la línea gol, el equipo nicolaíta logró salir campeón.

Hace algunos años, uno de los grandes referentes del fútbol mundial, César Luis Menotti, dijo lo siguiente “yo digo que hay dos cosas que son mucho más importantes que los títulos, que es el reconocimiento y el respeto y cuando uno se siente reconocido y respetado por los sectores que uno realmente admira o respeta también, yo creo que el camino ya ha sido altamente positivo, entonces cuando yo veo a la gene a la cual yo respeto y reconozco tiene la misma respuesta para conmigo, me siento muy feliz”

Desde hace cinco años hasta hoy, el modelo de fichaje y de fútbol en Tigres ha cambiado y con ello también cambiaron las exigencias del aficionado y de la prensa para con el equipo, hay muchos quienes a todo lo que no sea ganar le dicen fracaso, otros prefieren el concepto de conformismo y algunos más optan por el mero resultadismo y nada más.

Tigres aceptó ese compromiso, esa ilusión perenne en el equipo aunque muchas veces no agrade la forma de jugar, el club tomó la responsabilidad que le puso el aficionado y los medios de comunicación de esperar siempre lo máximo, de no querer algo que no sea ganar, pero el hecho de que la mayoría lo vea como lo único (ganar títulos) no significa que lo sea.

Hace una semana salimos campeones de México, pero ¿qué hubiese pasado si Pumas hubiera logrado la épica de remontar un 0-3 en su casa? ¿Ferretti debía dejar el cargo? ¿Iba a existir una limpia en el plantel? ¿Los dirigentes tendrían que tomar decisiones drásticas respecto a la continuidad del proyecto? La respuesta a esas tres preguntas es la misma: No.

El proyecto de Tigres es estable, es duradero, es honesto y está bien cimentado. Una derrota en una instancia como la final no cambiaría nada, pero una victoria en esa instancia, obtener el título, funciona para aligerar las presiones, para calmar al cliente (el aficionado) que compra el producto año tras año y, sobre todo, para tener un voto de confianza de esa masa tan grave y con poca dicha como es el resultadismo.

Ricardo Ferretti junto a todo su cuerpo técnico, jugadores y administración del club han merecido mucho a lo largo de estos cinco años por el buen fútbol hecho, por la cercanía que existe entre todo el Club para tener el objetivo de siempre ir a más de lo que ya se tiene, merece porque no ha tomado el camino fácil de tomar decisiones populares, porque ha mantenido su idea firme pese a haber torneos donde ni siquiera se logró clasificar, porque Pizarro dejaba muchas dudas en su inicio y ahora es el mejor jugador de la liga, lo merece porque ha trabajado mucho y ha trabajado bien y, es verdad que hemos perdido muchas copas, que algunas otras situaciones no han salido como deseamos todos y ha dolido no obtener, pero por honestidad en el proyecto nadie se puede quejar.

Existen muchos buenos proyectos que merecen más de lo que obtienen, hacen torneos muy buenos y el equipo en todos aspectos es adecuado, pero no logran levantar la copa. Por otro lado, hay equipos que ganan de manera inmerecida, con recursos poco nobles y obtienen la copa sin merecerla o mereciéndola menos que otros equipos. De manera justa, a mi punto de vista, Tigres obtuvo el campeonato porque lleva mereciéndolo ampliamente desde hace tres torneos.

Tenemos que valorar el cómo se jugó, cómo se trabajó, la propuesta a lo largo de 17 jornadas primero antes que valorar únicamente que ganó el título; Tigres no es el mejor sólo por ser el campeón, Tigres es el mejor porque siempre propuso, nunca especuló y no abandonó su idea. Don Fútbol fue justo este diciembre y se nos dio el trofeo, pero hay que mantenerse serenos y saber que no es la punta del proyecto, porque siempre falta más, siempre falta merecer más.

Actualizado 28 de diciembre de 2015

Este lunes Tigres regresó a los entrenamientos, y Ricardo Ferretti declaró lo siguiente:

“Yo siempre fui respetado. Independiente de esto (campeonato), porque siempre me he hecho respetar. Soy honesto, trabajador, derecho, entregado, puntual y me hago respetar por esto no por los títulos.

“Si fuera por esto y todo lo demás lo hiciera al revés, ¿sería respetado? Uno no se hace respetar porque logra equis cosa, sino por ser honesto, por no robar, por entregarse, por estar ahí al pie, esto es el respeto, si es por los títulos nada más entonces todos mis compañeros que no han ganado ¿no merecen respeto?”

Me alegra mucho saber que Tigres, nuestro Tigres, no tiene un técnico resultadista que busque “ganar como sea”, me alegra saber que el Club de la U.A.N.L. tiene a una persona que le interesa más el “cómo” que el “qué”.