Adecuada renovación de plantel

Twitter: @edutorresr 

Después de haber concluido el torneo Apertura 2015 y la fase de liguilla de la susodicha competencia, pasaron dos días de calma y el miércoles se dieron los primeros movimientos de Tigres, jugadores como: Jairo González, Enrique Esqueda, Gerardo Lugo, Amaury Escoto, Alan Zamora, Egidio Arévalo y Joffré Guerrón fueron transferidos, algunos en renta y otros en venta definitiva, a distintos clubes de Primera y Segunda División de la liga mexicana.

Hay algunas opiniones donde se menciona descontento por esta situación, el aficionado y la prensa siente que el equipo se está debilitando con la salida de estos elementos, provocando así ventajas competitivas a los rivales por la baja cantidad de elementos que podrán utilizarse durante algunos partidos que representen inferioridad jerárquica respecto a Concachampions.

Durante un largo tiempo se ha dicho que Tigres es uno de los planteles más importantes, amplios y bien armados del fútbol mexicano. Frases como “esos jugadores serían titulares en cualquier otro equipo” no han dejado de decirse desde las últimas temporadas, y tal parece que las bajas de elementos como Guerrón, Lugo y Arévalo hacen que se les presenten dudas a los aficionados y periodistas para repetir ese cliché.

En el fútbol los cambios son constantes, quizá lo que te funcionó ayer puede que hoy ya no te acerque a lo que estás buscando, tal vez los futbolistas que antes demostraron poder estar en el equipo hoy ya no lo demuestran tanto, o se cree que algunos otros pueden demostrar aún más capacidades para incluirlo dentro de un plantel de 30.

La cardiaca noche del 13 de diciembre del 2015 fue buena para que Tigres lograse levantar la cuarta copa del torneo de liguilla, y el momento del éxito siempre es el adecuado para que vengan los cambios. Cuando las cosas andan mal, cuando no sale nada, no hay que cambiar. Pero en las situaciones donde todo marcha bien y las oportunidades existen, hay que renovar la plantilla, cambiar de aires, pero es vital no cambiar la columna vertebral y mucho menos desechar la idea de juego.

Esta clase de decisiones no se toman a la ligera, son acciones que se ejecutan a partir de una planeación de temporada donde entran muchos factores, tales como:

  • Cantidad de partidos a disputar durante el semestre
  • Exigencia de partidos (en este caso, eliminación directa de Champions)
  • Comodidad de ciertos jugadores (elementos que desean más minutos de juego)
  • Material joven que viene pujando en divisiones inferiores
  • Llegada de nuevos elementos nacionales al club que refresquen los espacios ocupados por los que abandonaron la disciplina del club.

La directiva de Tigres se ha distinguido por planear correctamente todos los torneos desde su llegada en 2010, tal vez en varias ocasiones no se dieron los frutos esperados, los fichajes no funcionaron como se hubiera esperado, pero temporada a temporada se busca la mejora constante. En el momento que escribo esto, no se ha hecho oficial ninguna llegada a la institución, hay muchos rumores y nada se oficializa, pero la fe en esta directiva es amplia y se cree, se siente y uno puede estar convencido de que esta temporada que viene tendremos un gran plantel.