Contundente triunfo en la final de ida

TWITTER: @edutorresr

La noche de este jueves se vivió de manera apasionante en Nuevo León y en cada rincón del mundo donde haya un Tigre. El equipo dirigido por Ricardo Ferretti hizo un muy buen partido de fútbol, como nos tiene acostumbrados desde hace 14 meses, y de manera merecida pudieron ganar logrando concretar tres anotaciones y no recibir ninguna por parte del conjunto visitante.

Tigres impuso su fútbol como es habitual. La posesión de 61% de Tigres por 39% de Pumas sirvió para que el equipo local en ningún momento pasara penas o complicaciones que pudieran hacer difícil el transcurso del partido. Ricardo Ferretti supo dominar al Puma de Guillermo Vázquez, uno de sus aprendices, logrando anularle prácticamente todas las opciones de ataque.

Los locales formaron con su habitual 4-3-3 donde Nahuel Guzmán es el arquero, Jiménez y Rivas laterales, Juninho y Ayala marcadores centrales. Guido Pizarro trabaja como volante central nominal, Dueñas y Sobis como interiores. Damm y Aquino fueron los wings y Gignac trabajó como falso 9. Y, recuérdenlo: Tigres no usa doble contención.

4332

Hay que comentar un punto importante táctico del partido: sabemos todos que Gignac no es un delantero de área, le gusta salir de la misma hacia las bandas, le gusta salir de la zona para apoyar a los mediocampistas, pero en ocasiones el francés se colocaba como interior por izquierda para no perder el orden del esquema, provocando que Rafael Sobis tomase la posición de 9. ¿Para qué servía esto? Gignac es el referente de marca de todos los equipos, los centrales más fuertes siempre están sobre él. En la posición de interior iba a tener una marca precaria, permitiéndole avanzar con balón, soltarlo y después estar como opción de descarga dentro de una zona adecuada para decidir tirar. Mientras tanto, Rafael Sobis era el referente del 4-3-3 jugando entre centrales, evitando auto-marcarse.

Tigres utilizó el juego directo, ataque combinativo, avance en bloque, presionaba alto, recuperaba arriba, siempre tenía superioridad numérica, tenía balones cruzados o cambios de orientación desde banda o desde el centro del campo. Mucha gente dice que ahora Tigres sí está jugando bien, y ya parece cliché decirlo, pero no está de más: Tigres siempre ha jugado así, yo siempre lo escribo, lo plasmo con imágenes y vídeos, pero los resultados hacen que pueda por fin reconocerse el buen fútbol que Tigres practica desde el apertura 2014. Una pena que sólo con el resultado puedan ver el fútbol.

Pumas no existió en el campo, anularon a Sosa y Martínez por bandas, Cortés no generó nada, lo más peligroso fue una ABP que peina Britos y nada más. Una pobre posesión (como acostumbra) y un triste partido para el visitante.

Lo más peligroso de Pumas eran Isamal Sosa y Fidel Martínez, y para esto tengo que recurrir a los números: Pumas tiró solamente siete veces en todo el partido, ninguna ocasión surgió a partir de las bandas, todas fueron desde  la zona de interiores. Sólo uno de esos tiros fue con dirección a portería.

Por su parte, Tigres realizó 20 tiros, y nueve de estos tomaron dirección de portería. De los 20, 16 fueron por el centro, uno por derecha y tres por izquierda. Una cifra bastante buena y alta para un equipo.

Terminó el encuentro 3-0, con anotaciones de Gignac vía penal, Aquino con un buen tiro de parte interna y Sobis haciendo un movimiento inteligente en el área para quedar sólo para pase… Aunque su gol fue de rebote después de un tiro de Gignac, pero la intención era liberarse de la marca. El partido pudo quedar 5-0 o 6-0 y reflejaba mejor lo hecho en el campo por Tigres. La pelota no quiso entrar, Palacios tuvo buenas atajadas y sólo fueron tres.

Aún queda mucho camino para poder levantar la copa, muy seguramente el domingo veremos otro gran partido de fútbol y, esperemos, podamos levantar la copa que este equipo y cuerpo técnico tanto merece.