Se vale soñar

La mejor afición de México amaneció hoy esperanzada; Una final más en nuestra antesala, la tercera en un año y el suspiro por un título más en el fútbol mexicano inunda el pecho de las multitudes, Tigres se ve sólido, imponente y dominador, tenemos argumentos para ser el próximo campeón.

En la zaga se respira una solemne seguridad, Nahuel es un líder que transmite a su línea confianza y garra, Hugo Ayala y Rivas son garantía en el juego aéreo, la ubicación y salida de Juninho son claves en el esquema felino y la salida por los costados con Jiménez y el mismo Rivas son de las más importantes llaves al comenzar las ofensivas.

En la media cancha el Conde se viste de etiqueta cada vez que toma y distribuye el balón, es el pivote del equipo y es perfectamente complementado con Dueñas a su lado o con Arévalo cuando es requerido, los volantes son las mejores armas del equipo, tanto Aquino por izquierda como Damm por derecha son los mejores de todo el futbol mexicano y si a eso le sumamos los relevos de Damián y Joffre tenemos garantía de desborde.

Arriba con un Sobis y un Gignac que han sabido complementarse como si hubiesen jugado juntos toda la vida se puede abrir la defensa puma, crear espacios o resolver entre un mar de piernas, esperemos que anden finos porque la UNAM no va a arriesgar innecesariamente, ellos son un equipo también muy ordenado y con la misma escuela Ferretista que rige a Tigres.

Sí, tenemos los argumentos, las armas, las llaves, tenemos el equipo, el esquema, el ambiente y el apoyo, estamos en la instancia final para pelear el título, se puede ganar, también podemos quedarnos en el intento, es verdad, pero hoy por hoy Tigres es el mejor equipo de México y aunque en el futbol pueden pasar muchas cosas, circustancias y demás, hoy por hoy tenemos un gran equipo, muy bien dirigido, se vale en anhelo y sí, ¡se vale soñar!